Opinión

Candil de la Calle…

Fortino Ramirez Cruz

PARA DESTACAR: Quisiera que reflexionáramos si no son justificados en alguna forma tales comentarios, si merecemos o no este muro; si acaso no hemos contribuido a este tipo de percepciones sobre nosotros como mexicanos, ¿por qué nos ofenden sus palabras de odio mientras que aquí es motivo de gracia humillar y menospreciar a nuestra propia gente y sus culturas?

A cuatro días de haber tomado posesión, Donald Trump cumple su promesa y firma la orden de comenzar a construir el famoso muro que tanto prometió en campaña bajo el pretexto de salvaguardar a su nación. Me gustaría preguntar, ¿deberíamos preocuparnos? ¿Deberían preocuparnos todas las amenazas que vocifera este tipejo para con nuestro país, nuestra gente y nuestra economía?

Me gustaría que fuéramos objetivos y revisáramos esta situación; primero, no nos fijemos en el niño inmaduro que lo incita a gritonear y hacer berrinches en cada discurso, no nos fijemos en ese niño que sufrió burlas y persecución y que ahora que tiene dinero se siente con poder para humillar a todo mundo, no nos fijemos en el tipo que sufrió privaciones y carencias y que busca compensar tales limitantes con lujos; sólo pensemos, ¿puede un tipo como este, cuya mejor estrategia es declararse en banca rota, administrar la economía de su país?

¿Puede un tipo que ha enfrentado demandas por no pagar a sus trabajadores ofrecer solvencia económica a su clase obrera? ¿Puede este sujeto que ha sufrido constantes demandas de acoso a mujeres ofrecerle seguridad a su país? ¿Deberíamos preocuparnos por las exportaciones? ¿Por qué? ¿Acaso no hay más mercados para vender?

Para mí, en lo personal, me resulta en un personaje risible, ¿cómo ve usted que el tipo que organiza el evento de belleza más vanal, superfluo y hueco, viene a decirnos que el calentamiento global es un invento chino?; así nada más, sin ningún tipo de estudio ni investigación que lo avale, señor Trump ¿también es invento de los chinos que los glaciares se deshielen o que el clima, tenga inviernos más crudos, veranos más calurosos y prolongados, o que haya tierras más áridas ?… Ja, ja, ja. Qué risa.

Lo único preocupante, es que sea la marioneta de otro grupo que si tiene poder real, ahí es donde debemos poner atención, ese grupo que ha sembrado la cultura del miedo en la sociedad estadounidense, como lo señala Michael Moore en su documental ‘Masacre en Columbine’.

Pensemos esto: si yo me meto de noche a su casa y le hago el quehacer ¿lo obliga usted a darme hospedaje o pago alguno? ¿Me da derecho a quedarme como inquilino? Claro que no, pero que si los dos llegáramos a un acuerdo, trabajamos y aportamos a los gastos de la casa sería muy diferente; eso es lo que este sujeto quiere minimizar. Y reprobamos que critique, difame, estigmatice y ofenda a nuestra gente, la que trabaja para sostener y movilizar su economía para que él como muchos otros gocen de los lujos y comodidades que acostumbran; esa es una situación que ellos no han querido regular porque la presencia mexicana es cada vez más influyente, al grado de que el estado de California se ha negado a obedecer esta política de realizar deportaciones masivas e incluso conformarse en otra república ¿a poco es muy complicado que abran la oportunidad de recibir a la mano de obra mexicana si se han mostrado dispuestos a recibir refugiados de otros países? Si Canadá extiende visas de trabajo y alienta a los mexicanos a ir a trabajar a sus tierras ¿cuál es realmente la diferencia?

Pero vamos a lo que importa, ¿cómo estamos nosotros? A usted amigo lector, ¿le ofende, le molesta, le indigna, le incomoda en alguna forma lo que dice este sujeto? Antes de que responda le pregunto ¿Ha puesto cercas, mallas, alambrado, rejas, portones, candados o protecciones en su casa? ¿Le pone alarma a su auto cuando se baja? ¿Se cambia de lado de la calle, agacha la mirada o evita contacto visual cuando se encuentra en una calle medio obscura con un grupo de jóvenes? Usted señora o señorita ¿agarra con más fuerza el bolso en una situación similar? ¿Ha ofrecido o aceptado alguna mordida? ¿Hemos sacado en algún momento ventaja de la economía de otro? ¿Hemos aplicado en alguna ocasión esa absurda lógica egoísta de “el que no tranza no avanza”?

Tras estas preguntas, quisiera que reflexionáramos si no son justificados en alguna forma tales comentarios, si merecemos o no este muro; si acaso no hemos contribuido a este tipo de percepciones sobre nosotros como mexicanos, ¿por qué nos ofenden sus palabras de odio mientras que aquí es motivo de gracia humillar y menospreciar a nuestra raza, a nuestra propia gente y sus culturas?

¿Por qué nos molestan sus amenazas de deportación mientras que aquí la gente se burla de quienes llegan a estudiar o trabajar desde comunidades o municipios rurales buscando mejorar su calidad de vida? ¿Por qué nos molesta que levanten un muro cuando hay gente tan engreída por vivir en condominios o complejos igualmente cerrados?

¿De qué sirve enojarnos y llamar al boicot a las transnacionales si de todos modos sigue en el poder el mismo gobierno mafioso y corrupto que les dio cabida y que acepta que paguen salarios miserables? ¿Cómo dice el inepto de peña nieto, que hará de cada consulado una defensoría pero no puede defender a la gente del saqueo de las mineras, petroleras y otras empresas a las que entrega los recursos naturales? ¿Cómo viene a decirnos que reprueba los muros pero pone barricadas y líneas de granaderos en Los Pinos?

Seamos consistentes en dichos y hechos, no por demostrar nada, no por callar a nadie, sólo por calidad humana, la misma calidad de exportación que se le imprimen a los productos que aquí se fabrican, a los mismos alimentos que aquí se cultivan, la misma calidad de mano de obra de tanta gente que trabaja en el extranjero y que aquí puede generar importantes cambios; valoremos y apoyemos lo que es nuestro en lugar de andar buscando imitar los usos, costumbres y tantas babosadas extranjeras…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba