Opinión

Cien días

 

Por: Omar Arcega E.   /   twitter.com/Luz_Azul

Un día, un grupo de ciegos de nacimiento, tenían la inquietud de saber cómo era un elefante, con esta finalidad los llevaron a un zoológico, los invidentes empezaron a tocarlo, quienes experimentaron el largo de su trompa pensaron que era una serpiente, quienes sintieron sus patas imaginaron se parecía a un tronco, aquellos que exploraron sus orejas infirieron que era una bestia plana o con alas…esta narración que hemos escuchado desde niños, nos enseña varias cosas, quizá una de las más importantes  es que no se puede juzgar al todo por una de sus partes.

Traigo a colación este ejemplo pues, se han cumplido los primero 100 días de la administración de Marcos Aguilar, a lo largo de estos poco más de 3 meses hemos visto varias acciones, el día a día nos ha mostrado hechos sobre el actuar de los funcionarios, las declaraciones del presidente municipal han sido recogidas minuciosamente por los medios de comunicación, en suma hemos percibido muchos trozos de una realidad. Temerario e injusto sería juzgar estos 100 días por una sola de las acciones que hemos escuchado, leído o visto. Hay que verlas, encontrar los ejes que nos permitan mirar todas en  conjunto para después juzgarlas.

Continuando con este esfuerzo podemos encontrar dos grandes líneas de acción en estos 3 meses de gobierno: aumento de la percepción de seguridad y combate a la corrupción. El hecho de iniciar un ambicioso proyecto de alumbrado público, al poner especial énfasis en zonas peligrosas; el iniciar la limpieza de lotes baldíos, donde al amparo de plantas que crecen sin control se pueden cometer ilícitos; la implementación del programa “Jalando parejo” que busca recuperar espacios públicos para generar actividades en ellos, esto sin olvidar involucrar a los propios habitantes de la zona para mejorar sus condiciones de vida, todo ello para fortalecer el tejido social; la polémica renta de un helicóptero y el pintar los puentes urbanos, que no son más que acciones preventivas con la finalidad de bajar los índices delictivos.   Y es que mejorar el espacio físico de la ciudad, construir relaciones de confianza entre vecinos y saber que hay un helicóptero vigilando las alturas, baja la probabilidad de que  ciertos tipos de delitos se cometan.

El otro gran tema es el del combate a la corrupción. En este sentido, tenemos la presentación del famoso 3 de 3 por parte del Marcos Aguilar, los regidores del PAN y los secretarios del gabinete municipal, un hecho que sentará un precedente para el municipio y futuras administraciones. Pero no solo eso, también se está construyendo el sistema municipal de transparencia, rendición de cuentas y anticorrupción. Esto con la finalidad de que en el 2017 pueda haber mayor eficiencia y transparencia en el uso de los recursos públicos. Se ha comprobado que la mayor molestia de los ciudadanos no es que se incrementen los impuestos, sino tener la certeza de que el dinero que pagan es mal usado, robado o desperdiciado, por eso urge demostrar al habitante de Querétaro que su predial es ejercido con honestidad y eficacia.

En estos 100 días también se han plantado retos como ¿Qué relación se debe tener con los tianguistas y el comercio informal? ¿Cómo mejorar la infraestructura urbana?  Con el tiempo surgirán otros temas difíciles, pero lo importante es que haya un alcalde con funcionarios capaces de resolverlos y con ellos una ciudadanía que acompañe, que vigile, señale los posibles errores y desviaciones. Una constante en la trayectoria de Marcos Aguilar es su búsqueda por empoderar a los ciudadanos, hay que tomarle la palabra, pues finalmente la ciudad la habitamos, padecemos, gozamos y construimos todos; por tanto es responsabilidad de todos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba