Bella Ciao

Cayetana, la cómplice de un genocida que nos quiere dar lecciones

Como es ya clásico en la derecha mexicana, acaban de traer a una diputada española para intervenir en el proceso electoral mexicano ante la desesperación de que su candidata no levanta. Esto ya lo hicieron en 2006 cuando el, en ese entonces, expresidente de gobierno de España, José María Aznar vino a México a apoyar al panista Felipe Calderón, en pleno proceso electoral.

La tal ‘marquesa’ Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos es una ‘aristócrata’, directora del Área Internacional de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES). Fundación española que preside ni más ni menos que el mencionado Aznar.

Suena verdaderamente ridículo que alguien que ostenta títulos aristocráticos, venga a México a querer darnos lecciones de democracia. Tal parece que la diputada, que además ostenta un doctorado en historia, desconoce que monarquía y democracia son regímenes políticos totalmente opuestos.

Pero, además, el hecho de colaborar estrechamente con Aznar, la descalifica totalmente, pues es necesario recordar que Aznar fue denunciado por genocidio ante la Corte Penal Internacional de La Haya, en Holanda, por su implicación directa, de forma ilegal, en desatar la guerra contra Irak, esgrimiendo como argumento una falsedad: que Irak poseía armas de destrucción masiva. Lo que posteriormente se reveló que era falso y que sólo sirvió como pretexto para agredir a Irak y asesinar a más de 100 mil iraquíes.

La denuncia contra Aznar fue hecha por 13 mil 500 artistas españoles agrupados en la Plataforma Cultura y Espectáculos contra la Guerra.

Efectivamente, Aznar, el patrón de Cayetana en la FAES, fue partícipe en la ‘Cumbre de las Azores’, el 15 de marzo de 2003, en la que él junto con el presidente de los Estados Unidos, George Bush y el primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, decidieron la invasión de Irak.

Así que Aznar, y Cayetana debería saberlo, tiene las manos manchadas de sangre, es uno de los genocidas responsable de la muerte de cientos de miles de personas (las estimaciones van de 100 mil a 600 mil muertos).

Por si fuera poco, y esto si que lo sabe Cayetana, Aznar estuvo en el ojo del huracán cuando el 11 de marzo de 2004 se llevaron a cabo una serie de atentados terroristas por parte de la yihad islámica en contra de una serie de trenes de cercanías en Madrid y que causaron la muerte de casi 200 personas. El acto de la yihad fue en represalia por la participación de España en la invasión a Irak, decidida por el mismo Aznar.

Aznar era el jefe de gobierno y para ocultar que los atentados fueron su responsabilidad, y por lo tanto también de las muertes de casi 200 españoles, su gobierno se inventó que los atentados los había llevado a cabo la organización separatista vasca, ETA. Cosa que era totalmente falsa, tan falsa como las armas de destrucción masiva de Irak.

Lo anterior lo hizo Aznar para tratar de evitar que su partido, el Partido Popular, fuera penalizado en las elecciones que se llevarían a cabo el 14 de marzo de ese año.

Al descubrirse la trama, la sociedad española castigó a los populares, los que perdieron las elecciones, llegando así al poder el PSOE.

Estos dos hechos muestran la calaña de gente como Aznar y del círculo que lo rodea, entre ellos la tal Cayetana que se siente con el derecho de venir a México, en pleno proceso electoral, a darnos lecciones de democracia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba