Bella Ciao

El 5 de junio y la fuerte derrota de la oposición

El pasado domingo 5 de junio se llevaron a cabo las elecciones para elegir gobiernos estatales en seis estados de la república. De esos seis estados, en cuatro gobernaba el PAN: Aguascalientes, Durango, Quintana Roo (en alianza con el PRD) y Tamaulipas. Y en los dos restantes, Hidalgo y Oaxaca, gobernaba el PRI.

Con los resultados del 5 de junio, el PAN pierde tres de cuatro estados: Durango, Quintana Roo y Tamaulipas y sólo conserva Aguascalientes, mientras que el PRI perdió los dos estados que gobernaba, pero le ganó Durango al PAN (a pesar de que fueron en alianza).

Morena no gobernaba ninguno de esos estados. Con que hubiera ganado un estado, ya sería un avance. Pero no ganó uno, ganó cuatro: Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas. Además de que ganó con una gran diferencia en Hidalgo (30 puntos de ventaja), en Oaxaca (35 puntos de ventaja) y en Quintana Roo (40 puntos de ventaja).

Con estos resultados, Morena gobernara este año 20 estados de la República y dos sus aliados en la coalición Juntos Haremos Historia. Es decir 22 estados de la coalición. De los 10 restantes, el PAN gobernará en 5, el PRI en 3 y MC en 2. Esta es la nueva geografía del poder regional estatal. Morena y aliados dominan las dos terceras partes de los estados de México.

Por si fuera poco, Morena arrasó en Quintana Roo en las elecciones para el congreso estatal, pues ganaron las 15 diputaciones de mayoría relativa (14 Morena y una el Verde).

Y aunque Morena y aliados no ganaron la gubernatura de Durango si tuvieron un notable avance en las elecciones municipales, pues pasarán de gobernar dos municipios a 20, es decir, más de la mitad de los 39 municipios duranguenses.

El desglose de las votaciones por partido arroja resultados interesantes. Aunque aún no son los datos definitivos, sí se trata de los datos oficiales de los seis PREP estatales.

Por ejemplo, cada vez se confirma más que el PRD va a la extinción. Hasta el año pasado había perdido 15 registros estatales y en esta ocasión, no logró el 3 por ciento de la votación en Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Tamaulipas (aquí obtuvo apenas el 1.47 por ciento) con lo que ya no tendrá registro en 19 estados de la República. En Oaxaca apenas superó el límite con 0.07 por ciento y en Aguascalientes con apenas un 0.24 por ciento. Es el precio que ese partido ha tenido que pagar por su alianza con la derecha. Hoy en día está totalmente desdibujado y no se ve por donde se pueda recuperar.

Es también relevante la pérdida de votos del PAN en estados en los que gobernaba. En Durango obtuvo apenas el 16.2 por ciento de la votación y en Quintana Roo el 12.1 por ciento. Eso dice mucho de lo que la ciudadanía de dichos estados piensa de la operación de esos gobiernos panistas. En Hidalgo y en Oaxaca ya se sabe que el PAN no pinta y esta ocasión no fue la excepción. En el primer estado alcanzó apenas el 5.4 por ciento y en el segundo el 3.8.

La estrepitosa derrota del PAN fue también evidente en la elección para el congreso estatal de Quintana Roo, estado que gobernaba con el PRD y que en esta ocasión también fueron en alianza. Morena y aliados obtuvieron, en promedio, 40 puntos de ventaja en los 15 distritos electorales, con diferencias de más de 50 puntos en seis distritos. Caso extremo, el distrito 4 de Cancún en donde Morena le ganó a la alianza PAN-PRD con más de 57 puntos porcentuales. Notable también las votaciones en los distritos 11, de Cozumel y 2 de Cancún, en donde el porcentaje de votos por la alianza PAN-PRD no superó un dígito. Obtuvieron 6.4 en el primer distrito y 9.6 en el segundo.

Estos datos confirman la debacle de la oposición. Pudieron conservar un estado pequeño, Aguascalientes y entre ellos se quitaron a otro estado, Durango. Nada de que presumir.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba