Bella Ciao

INE: dos pesos y dos medidas

Para todos debe ser más que evidente la cacería que el Instituto Nacional Electoral (INE) desató en contra del presidente de la República durante todo el sexenio.

El INE ha tergiversado la ley que busca que los presidentes no intervengan en el proceso electoral usando el aparato público a favor de su candidata o candidato, tal como hizo el panista Vicente Fox, el que incluso llegó a operar el fraude electoral ‘patriótico’ para imponer en la silla presidencial al también panista Felipe Calderón, con la complicidad del Instituto Federal Electoral (IFE, antecesor del INE) y del PRI.

En el pasado era un hecho que presidentes y gobernadores movían gran parte del aparato estatal para favorecer a sus candidatas y candidatos preferidos. De ahí las modificaciones legales para evitar que esto suceda. Sin embargo, el INE nunca aplicó ese criterio en el pasado reciente y es así como vimos que Felipe Calderón operó en favor de la candidatura del priista Peña Nieto, como pago del apoyo del PRI al fraude electoral del PAN en las elecciones presidenciales de 2006. Por cierto, el fraude electoral más documentado de la historia. Incluso recientemente, en una entrevista, Fox aceptó que operó a favor de Calderón con tal de que no llegara a la presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador.

Una cosa es poner el aparato del estado al servicio de un candidato y otra muy distinta es que un presidente hable de un proceso electoral en curso. Es aquí en donde el INE tergiversa la ley y equipara el hablar sobre un proceso electoral con operar a favor de una candidata y eso no es así.

En todas las democracias los jefes de gobierno hablan de los procesos electorales mientras estos se llevan a cabo. Lo que no significa operar desde el estado a favor de un candidato. En las democracias incluso los jefes de estado acuden a actos de campaña de sus correligionarios, como acabamos de ver en España cuando el jefe de gobierno, Pedro Sánchez, acudió al mitin de cierre de campaña del candidato del PSOE en las recientes elecciones en el país vasco.

Justo en este año habrá elecciones en los Estados Unidos y desde hace meses el presidente Biden habla un día sí y otro también sobre el proceso electoral en curso, y, es más, habla directamente mal de su candidato opositor Donald Trump.

En cambio, en nuestro país, el INE se ha dedicado a censurar al presidente para que no hable del proceso electoral. En el colmo de lo absurdo la candidata del PRIAN todos los días acusa de algo al presidente de la República, es más, su campaña presidencial está basada precisamente en eso, en atacar, calumniar y denostar al presidente mientras que éste no puede ejercer su derecho de réplica. En una medida verdaderamente kafkiana el presidente no puede contestar la sarta de tonterías que Xóchitl Gálvez dice sobre él y sobre su gobierno.

El INE ha llegado al extremo verdaderamente ridículo y grotesco de pedir cuentas a la periodista Inna Afinogenova y al canal español “Canal Red” por una entrevista que le hizo al presidente. Ahora sí que el INE sintiéndose autoridad universal se atreve a pedir cuentas a periodistas extranjeros violando normas básicas tanto del periodismo como de la libertad de expresión. Aquí se pueden checar tanto los requerimientos absurdos del INE como la contundente respuesta de Afinogenova: https://is.gd/HT0HeE.

La verdad, esa respuesta no tiene desperdicio. Hay que verla.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Poder apreciar que todos ellos los opositores al regimen actual se están evidenciando. su lenguaje soez, su actitud dictatorial, su hipocresía, su clasismo y racismo. Todo es inaceptable e indignante pero sobre todo hay que tener en cuenta que es ilegal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba