Bella Ciao

Tarifas de la energía eléctrica y el espejo español

Ahora que, gracias a la iniciativa de reforma del sistema eléctrico nacional, impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha reabierto el debate nacional sobre el sector energético y más específicamente sobre el sector eléctrico, los mexicanos deberíamos reflejarnos en el espejo español, pues ese puede ser un espantoso futuro para la población de este país.

Ninguna familia, ningún negocio pequeño, ni ninguna gran empresa desean pagar un alto precio por los energéticos que consumen. Todos aspiramos a pagar un precio bajo, o al menos justo.

Sin embargo, a partir de la privatización de la empresa de electricidad pública en España, ENDESA, a lo largo de los años el pueblo español sufre cada vez más al oligopolio privado que controla el sector eléctrico español. Tres empresas dominan el 90 por ciento del mercado eléctrico, Iberdrola, Endesa y Naturgy y hacen lo que quieren, ni la ciudadanía ni el gobierno español de centro izquierda los pueden meter en cintura.

Los mexicanos deberíamos estar muy atentos a cómo se fija el precio de las tarifas eléctricas en España pues es el mismo mecanismo que quisieron imponer aquí el PRI y el PAN con los cambios subrepticios a leyes secundarias, con la promulgación de nuevas leyes, con la creación y el empoderamiento de supuestos organismos “autónomos” transexenales, con múltiples cambios a los artículos constitucionales 25, 27 y 28 y con el nombramiento de jueces a modo, entre otras cosas.

Dichas acciones nos han llevado a que, en el momento actual, el 62 por ciento de la generación de energía eléctrica esté en manos de privados y sólo le quede a CFE el restante 38 por ciento, en un proceso progresivo que nos podría llevar, en caso de no aprobarse la reforma constitucional propuesta por el presidente, a que al final de la década los particulares controlen ya el 85 por ciento de la generación de energía eléctrica, dejando a CFE un triste 15 por ciento, lo que significaría, en los hechos, la desaparición de la paraestatal, para quedar justo como hoy están los españoles.

Con el agravante de que, a diferencia de España, esos particulares que dominan la generación de energía eléctrica en México son extranjeros, en particular españoles, con las mismas empresas que dominan el mercado español, Iberdrola, Endesa y Naturgy, con algunas otras más como la española Acciona o la italiana ENEL.

Apenas el pasado 9 de agosto, la agencia de prensa española, EFE, publicó que, entre agosto de 2020 y agosto de 2021, es decir, en tan solo un año, el precio de la energía eléctrica se triplicó en España.

Cada uno debería revisar su recibo de la CFE para que observara cuánto más tendría que pagar si estuviéramos en las mismas condiciones de los españoles. Sólo por poner un ejemplo, en mi caso, en agosto de 2020 pagué 628 pesos por un bimestre, es decir, 314 pesos mensuales. Pero si revisamos nuestros recibos, viene una cantidad de subsidio gubernamental. En mi caso en ese bimestre fue de 397 pesos, 198 mensuales por lo que el pago, sin subsidio, debería ser de 512 pesos mensuales.

Si se hubiera ya impuesto totalmente el modelo español en México, este agosto habría tenido que pagar mil 536 pesos mensuales. Lógicamente, ninguna empresa privada subsidiará jamás a sus usuarios, pues su fin fundamental es el lucro. No son hermanitas de la caridad.

Pero la cosa está peor, pues en España, en tan sólo tres años, el precio de la energía eléctrica se ha quintuplicado. Nuevamente, como ejemplo, en mi caso, en diciembre de 2018, sin subsidio, debería haber pagado 470 pesos mensuales. Si se hubiera ya impuesto totalmente el modelo español en México este diciembre habría tenido que pagar 2 mil 350 pesos mensuales.

Con la iniciativa de reforma del sistema eléctrico nacional no se puede garantizar que bajen los precios de la electricidad, pero si es seguro que no aumentarán de manera tan escandalosa como en el caso español. Y pensar que ¡aún hay gente que está en contra de dicha reforma!

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba