Bella Ciao

Xóchitl no sabe en qué consiste un debate

En el segundo debate entre candidatas y candidato a la Presidencia de la República, la candidata de la derecha, Xóchitl Gálvez, se quitó la máscara de candidata ‘ciudadana’ para, finalmente, asumirse como lo que siempre ha sido desde el año pasado: la candidata del PAN, del PRI y del PRD. Es decir, la candidata de los que impusieron en México el neoliberalismo, hace 36 años. La candidata de la derecha partidista. La candidata de los corruptos. La candidata de los ineficientes.

Una vez más, Gálvez confirmó que es una mitómana, una mentirosa compulsiva y una de dos, o ella misma se cree sus propias mentiras (en cuyo estamos hablando de una enfermedad) o trata de engañar a la gente de manera deliberada. Al respecto recomiendo la video columna de Fabrizio Mejía Madrid, en el portal de Sin Embargo, titulada Las 45 mentiras de Xóchitl y una verdad. Ahí, Mejía desmenuza la enorme cantidad de mentiras que Gálvez dijo en el segundo debate, aunque, con cinismo extremo, acusó a la Dra. Claudia Sheinbaum de ser la ‘candidata de las mentiras’.

Gálvez se dedicó casi todo el tiempo a lanzar ataques en contra de la Dra. Sheinbaum, incluso descuidando las respuestas que debería dar a los conductores y a los electores que pudieron hacer llegar sus preguntas al debate, mientras que Sheinbaum y Máynez se concentraron en lo que se debe hacer en un debate: presentar propuestas y responder a las preguntas que les hacen conductores y electores.

Por el contrario, Gálvez, desde el primer debate se dedicó a atacar a la Dra. Sheinbaum, exigiéndole que le contestara sus múltiples, atropellados y desconectados cuestionamientos como si el debate fuera alrededor de ella. Gálvez, en cambio, no ha asumido la misma actitud en contra de Máynez, pues el grupo que apoya a Gálvez no pierde la esperanza de que Máynez decliné en favor de la senadora botarga. En efecto, el propio jefe del PRIAN, Claudio X. González y hasta Alito Moreno, presidente del PRI, le pidieron a Máynez que declinara.

Las agresiones de Gálvez fueron de tal magnitud que sus ataques fueron en contra de familiares tanto de la Dra. Sheinbaum como del presidente de la República. En esta ocasión dirigió sus baterías en contra de la mamá de la Dra. Sheinbaum, así como de su exmarido (del cual por cierto se divorció hace 8 años). Ante estos ataques, la Dra. Sheinbaum mantuvo la cordura y mostró la estatura de una verdadera estadista, pues si se hubiera bajado al nivel de Gálvez, fácilmente le habría podido recordar que ella tiene en la cárcel a una hermana, por ser parte de una banda de secuestradores o le habría recordado que hace poco circuló un video del hijo de Gálvez en claro estado de embriaguez insultando a trabajadores de un antro y cabe señalar que dicho hijo es el coordinador de jóvenes de la campaña de su mamá (supuestamente renunció, pero volvió a aparecer en el segundo debate con un cartel que lo identificaba como coordinador de jóvenes).

La ignorancia de Gálvez es ya hilarante. Como cuando criticó a la refinería de Dos Bocas por no producir petróleo. Una vez más evidencia que no sabe para qué sirve una refinería (ya anteriormente había viajado a Dos Bocas con un bidón porque quería comprar gasolina, como si una refinería fuera una gasolinera). O como cuando propuso usar el lago de Texcoco como reservorio de agua potable para la ciudad de México y la Dra. Sheinbaum (ella sí una verdadera científica) le corrigió inmediatamente la plana señalando que eso no era posible pues el lago de Texcoco es salado. La cara que puso Gálvez fue de antología y ha servido para múltiples memes.

Y también sus mentiras ya son hilarantes como cuando señaló que ella “había electrificado al 100 por ciento de las comunidades indígenas”. Que yo sepa, Gálvez nunca fue directora de CFE o de Luz y Fuerza del Centro, como para andar electrificando nada.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba