Catálogo Público

De los festivales, la música para las masas y la protesta de diseño

A la crítica de la ideología toca juzgar sobre la participación del sujeto y el objeto de su dinámica

Theodor Adorno

 

La música de masas se ha visto transformada por su acceso a partir de las descargas en las denominadas plataformas digitales. Por otro costado, cuando sitios que anunciaban el futuro de la música digital como MySpace o la reproducción sonora vía GrooveShark tan solo fueron modelos y una gran ilusión, quizá el fracaso de las mismas ocurrió por querer revelarse anticipadamente a un futuro por demás inaccesible.

El cambio radical de las formas de producción al interior de las estructuras de la industria cultural, sobre todo a partir de la globalización económica y la expansión del taylorismo como modelo de trabajo y producción para generar el consumo de las masas, así como la exacerbación de diseñar rostros de jóvenes emprendedores alienados por la alegoría y la búsqueda intermitente por obtener éxito. Estas son quizá algunas imágenes de este pasado reciente, donde a la vez el consumismo es un imperativo categórico de nuestro tiempo, la música tampoco se escapa de la lógica del mercado.

Después de lo ocurrido en el Festival de Avandaro que se realizó en 1971 y la posterior censura y prohibición hacia el rock y a los eventos masivos por parte de las administraciones emanadas del hoy y afortunadamente casi extinto PRI (recuérdese el frustrado concierto de Queen en Puebla) será hasta 1999 con la aparición de un todavía escuálido Vive Latino que resurge la realización de festivales de rock.

La aparición incesante y parece hasta interminable de festivales calculadas por la industria cultural, hoy en día por todo el territorio nacional muestran el retrato tanto del consumo, como de una protesta de diseño que se evidencia en la maquila de cada festival, donde se oferta una gama de ideologías ya disueltas y resignificadas y apropiadas por el mismo mercado y los consumidores del mismo.

Latitud es destino

Es curioso como por ejemplo este año en el mes de marzo como el festival Vive Latino, que se lleva a cabo en la CDMX la representación de la protesta y manifiesto se encuentra dirigida hacia la cuestión ecológica. Por otra parte el Festival Ceremonia que se realizó en el Estado de México muestra la participación de la comunidad LGTB, representando la diversidad sexual, en la entrada se obsequia al asistente la pañoleta verde que representa la lucha por el derecho al aborto legal y gratuito en varias latitudes del orbe.

Por su parte Massive Attack dedica su presentación a los desparecidos y en sus visuales hacen énfasis a los 43 estudiantes de Ayotzinapa, mientras que Pussy Riot hace un manifiesto y visibiliza la situación de los feminicidios en México y las cifras de escándalo de este crimen a nivel mundial.

En su primera visita tierra mexicanas, Aphex Twin disuelve en sus visuales la política y el espectáculo Hecho en México al ritmo de (ambient y trance) la reverberación de los rostros de Peña Nieto, Paquita la del Barrio, Cantinflas, la familia Borrón, Vicente Fox, AMLO, Jorge Campos, los Pumas de la UNAM, la Selección Nacional, María Félix, Diego Luna, se intercalan con los rostros del público asistente, como un golpe directo a la quijada que muestra ustedes también son parte de esto.

En cambio en la Barroca Ciudad de Querétaro se llevó a cabo la segunda versión del festival Pulso GNP teniendo una logística impecable, sin protesta alguna o manifiesto político, quizá la representación social de este festival, sería que en este territorio se vive tranquilamente.

Seguramente las batallas ideológicas de cada ciudad se encuentran estrechamente vinculadas a la historia de las mismas. Mientras tanto la industria cultural diseña protestas y formas de vida, soportadas en la mediatización tecnológica conteniendo el lenguaje, los reclamos, las injusticas y hasta los abusos del poder y la frivolidad de la clase política dentro de las redes sociales.

 

@cgarca_a

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba