Jicotes

¿El comienzo de una nueva historia?

El gran triunfo

La democracia tiene espíritu deportivo, los que participan en elecciones saben que lo mismo se puede ganar que perder. En México no estábamos convencidos de este principio y los conflictos post electorales eran más prolongados que la lucha electoral.

Por primera vez en la historia los derrotados salen a dar la cara, reconocen que perdieron, felicitan al ganador y convocan a sumar esfuerzos en beneficio del país.

El ganador, López Obrador, no evaluó con plena justicia este acto inusitado de José Antonio Meade y Ricardo Anaya, reconoció el gesto parcamente, pero ni siquiera mencionó a los derrotados por su nombre. No estuvo a la altura de la generosidad de los perdedores, quienes con su reconocimiento colaboran a la legitimación de su triunfo, y fortalecen la confianza en las elecciones y en las autoridades electorales.

Nunca más la consigna de quien pierde arrebata. México es otro. Un gran paso en la salud de nuestra democracia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba