Jicotes

Felicidades a Meade y a ya saben quién – Urge un cambio en las leyes electorales – Las elecciones y la invasión de spots

En total entre precampañas, intercampañas y campañas, a los mexicanos nos asestaron más de 27 millones de spots. En un país con nuestros niveles de pobreza el gasto en propaganda es ofensivo y obviamente debe reformarse la ley.

Felicidades a Meade y a ya saben quién

Después de una campaña en la que no se podía llegar más bajo en la escala de la política y de la educación, y en un ambiente de polarización terriblemente rabioso, hubo un resplandor que recuperó la nobleza y dignidad en la lucha por el poder: el reconocimiento del triunfo de López Obrador que hizo José Antonio Meade. Algo excepcional en las elecciones donde históricamente la primera consigna del derrotado es desacreditar al candidato ganador. Ahora Andrés Manuel invitó a Meade a desayunar, el presidente electo hizo comentarios elogiosos de quien fue su adversario; el derrotado correspondió con llamados a la unidad y brindó su apoyo al presidente electo. Felicitaciones a los dos. Los políticos deben de estar conscientes de que su obligación es ofrecer ejemplos de institucionalidad y respeto a la ley, pero también deben de ser paradigmáticos en los valores humanos de humildad, generosidad y tolerancia. ¡Felicidades!

Urge un cambio en las leyes electorales

La lucha por el poder en su versión institucional, es decir, en los procesos electorales, siempre ha provocado graves conflictos y controversias a tal punto que después de cada elección es necesario cambiar las leyes. Las elecciones que acabamos de vivir no son la excepción y ya se vislumbran nuevos cambios, sobre todo en los tiempos. Las precampañas se iniciaron en enero y terminaron a mediados de febrero; se suponía que este tiempo lo aprovecharían los partidos para sus contiendas internas. En la realidad, los partidos no efectuaron contiendas internas sino que eligieron a su candidato por métodos directos y cerrados tratando de evitar rupturas y divisiones. Unánimemente se inclinaron por candidatos de unidad. Todos sabíamos cuáles sería sus candidatos y las precampañas fueron una auténtica vacilada. Este fue el principio de una legislación que reflejó toda la simulación política, partidos y autoridades se quedaron calladitos.

Las elecciones y la invasión de spots

La farsa de las precampañas no fue denunciada ni por partidos, ni por candidatos ni por autoridades. Por nadie de la clase política. ¿Cómo iban a protestar cuando en 40 días de precampaña todos los partidos políticos difundieron 2 mil 396 spots por estaciones de radio y de televisión? En total fueron 6 millones 727 mil 968. Luego vino la intercampaña que duró 45 días, que se supone sirve para que los partidos diriman sus conflictos al interior. Aquí los partidos difundieron 6 millones 600 mil spots. Para rematar, la campaña de abril a finales de junio en la que los partidos difundieron 13 millones 798 mil 312 spots. En total entre precampañas, intercampañas y campañas, a los mexicanos nos asestaron más de 27 millones de spots. En un país con nuestros niveles de pobreza el gasto en propaganda es ofensivo y obviamente debe reformarse la ley. Por el momento debemos de alegrarnos de que con tantos spots no nos volvimos locos. Bueno, eso creo. Quién sabe.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba