Jicotes

MARCOS AGUILAR ¡POR FIN! SE FUE – LULA. JUECES VS. POLÍTICA – MAGISTRADOS Y POLÍTICOS

Marcos Aguilar hacía lo que se le daba la gana y escuchaba a los ciudadanos, siempre y cuando estuvieran de acuerdo con sus acciones. Acabó en el descredito total.

MARCOS AGUILAR ¡POR FIN! SE FUE

Marcos Aguilar escribe y se despide de su cargo de presidente municipal haciendo un panegírico de su actuación, aplaudiéndose rabiosamente a sí mismo. Con un desenfado francamente cínico afirma: “Hemos apostado como nunca por el arte, la cultura y la conservación de nuestro patrimonio histórico”. Su apuesta por el arte se reflejó poniendo en Los Arcos unas esculturas opacas de muy dudoso valor estético y, como para convencernos de su belleza, las dejó un año. Las jardineras de los camellones estuvieron despanzurradas y con piedras regadas. Así trató el símbolo de Querétaro. Bautizó como “Querétarolandia” a un parque recreativo infantil, nombre extranjero, naco, discriminador, clasista, inauténtico, elitista.

Marcos Aguilar siempre puso la carreta delante de los caballos, él hacía lo que se le daba la gana y escuchaba a los ciudadanos, siempre y cuando estuvieran de acuerdo con sus acciones. Acabó en el descredito total.

LULA. JUECES VS. POLÍTICA

Lula, expresidente de Brasil, fue condenado a prisión por un juez de provincia por delitos menores de corrupción y que no fueron plenamente comprobados. La sentencia es tan arbitraria y parcial que fue aprobada por una instancia judicial superior aún sin haberla conocido. 

El problema es que un Tribunal ha decidido que Lula no esté en la boleta de su partido político para las próximas elecciones y según los sondeos Lula ganará las elecciones, todo a pesar de que los grandes medios de comunicación tienen vedada su aparición. Sus grandes enemigos, los militares, el gran capital y los intereses extranjeros lucharán hasta el final para borrarlo, pero de nada les servirá pues los votos que le otorguen pasarán al vicepresidente designado por Lula.

En Brasil, los jueces sentados cómodamente desde sus escritorios, pretenden gobernar escudados por la ley, no aceptan que una decisión del pueblo es superior a toda norma jurídica y a toda autoridad.

MAGISTRADOS Y POLÍTICOS

Decía Max Weber que los abogados por disposición vocacional llevan en la sangre la política. Su preparación toma ventaja de otras profesiones, pues todo orden social se construye sobre la argamasa de la estructura jurídica. El problema es que los abogados aman más el poder que la política. Una extraña fascinación los lleva a meter las manos en la distribución de las fuerzas de gobierno.

Lo vimos claramente en Brasil, donde los magistrados, en oposición a los sondeos que dan la mayoría de votos a Lula en las elecciones, han decidido vetarlo en las boletas electorales. En México el Tribunal Electoral, a su vez, revocó la multa de cerca de 200 millones de pesos impuesta por el INE a Morena. Tal parece que es muy difícil encontrar magistrados que no anhelen conducir la vida pública y que tampoco sean obedientes al poder político en turno. Magistrados imparciales, apegados a la ley, éticos. ¿Dónde encontrarlos?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba