Jicotes

LA POLÍTICA Y EL COMPLEJO DE ADÁN – LA IMPARCIALIDAD DE RELAJO DE LÓPEZ OBRADOR – LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y EL DINERO

LA POLÍTICA Y EL COMPLEJO DE ADÁN

El oportunismo es una roña política que no pierde actualidad. José Ramón Amieva -Jefe de Gobierno de la Ciudad de México- ordenó quitar las placas del Metro que consignaban que había sido Díaz Ordaz -presidente de México- quien lo había inaugurado e impulsado su construcción. Consideró que la conmemoración del dos de octubre le daba derecho a negar la verdad de los hechos del pasado. Bajo esta perspectiva neguemos que Maximiliano trazó la avenida Reforma pues era un monarca impostor; borremos a Peña Nieto, pues si bien gobernó o desgobernó seis años, la flagrante corrupción con la Casa Blanca permite sacarlo de la historia. Esta perspectiva injusta y maniquea corre el peligro que se refleje en las políticas públicas. El nuevo gobierno no encarna a Adán en la tierra. El nuevo gobierno no parte de cero, los errores y equivocaciones no significa que no haya habido aciertos que es necesario mantener. No podemos inventar al país cada seis años.

LA IMPARCIALIDAD DE RELAJO DE LÓPEZ OBRADOR

De puritito vacilón ha sido la promesa de imparcialidad de López Obrador ante la construcción del nuevo aeropuerto. Vale recordar que desde la campaña criticó la propuesta de Texcoco e hizo suya la opción de Santa Lucía. En su desdibujada imparcialidad ha dicho que si los empresarios se hacen cargo de la inversión, “entonces podríamos considerar la posibilidad de continuar en Texcoco”. Si es eso, entonces antes de hacer la consulta deberá preguntarles a los inversionistas mexicanos. Por otra parte, López Obrador parece considerar que el fiel de la balanza de la decisión es el financiamiento y no la viabilidad técnica. Bajo esta perspectiva, López Obrador debería de informar sobre el dinero que se perdería al suspender la obra y el descrédito del país ante los inversionistas extranjeros. López Obrador considera que mantener una posición zigzagueante es imparcialidad cuando lo único que hace es colaborar a la confusión.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y EL DINERO

La iniciativa de Morena de disminuir el dinero que se le otorga a los partidos políticos, más aún en momentos de crisis económica, tiene garantizado el aplauso nacional. Las huestes de López Obrador dan con esta iniciativa, lo que se dice en el box, el uno dos: ganan el apoyo de la opinión pública pero también noquean presupuestalmente a sus adversarios. En 2018 el PRI recibió mil 689 millones de pesos, en 2019, 726 millones; el PAN el año pasado recibió 1 mil 281 millones, ahora le darán 774 millones; Morena en 2018 recibió 649 millones, en el 2019 ahora recibirá 1 mil 49 millones de pesos. Los efectos corruptores del dinero han sido devastadores, los partidos se acostumbraron a comprar los votos. Esperemos que esta crisis de las prerrogativas económicas a los partidos chicos los presione a regresar a sus orígenes, es decir, organizaciones de ciudadanos alrededor, no del dinero, sino de una ideología y una agenda electoral.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba