Jicotes

LA CLASE POLÍTICA TODA ES PRIÍSTA

JICOTES

TRUMP LA SOBERBIA

Si en México sobraron las advertencias sobre el peligro de ver el eclipse en forma directa sin instrumentos especiales, en Estados Unidos donde se pudo contemplar en forma integral, la información fue avasalladora. Nada de eso impidió que Trump apareciera fotografiado volteando al cielo sin ninguna protección. Su acto no fue de ignorancia, es el testimonio de lo que Trump ha hecho gala en lo que va de su mandato: de estúpida soberbia.

Y la soberbia es el peor defecto de los políticos porque la política es una actividad a ras del suelo en la que son inadmisibles los que se sienten tan superiores como dueños de la verdad. El político soberbio pierde piso, se eleva, se endiosa y se aísla. La única relación que acepta es la rastrera, la incondicional. Su único alimento es el incienso de la adulación con el que llena de humo su fanfarronería y desprecio al pueblo. Por eso decían los antiguos: “Más reinos perdió la soberbia que la espada”. Esperemos que Trump, que se siente capaz de ver al sol, pierda pronto la presidencia.

LA CLASE POLÍTICA TODA ES PRIÍSTA

El priismo no significa ser militante ni simpatizante del PRI. El priismo es una cultura, una manera de ser, una actitud que comparte toda la clase política. Todos nuestros políticos son priistas, independientemente de colores. ¿En qué se distingue esta cultura? Que el anhelo de Calles de hacer un país de leyes y de instituciones y no de hombres, no lo admiten. La clase política personaliza el poder, la lealtad son a las personas no a las normas ni a los principios.

Llámese Tlatoani, cacique, caudillo o presidente de Partido o de la República. Estas personas de carne y hueso son los verdaderos dueños del poder. Después de que el mero, mero, toma la decisión, lo que corresponde a los militantes es encontrar la ley, la institución o la encuesta que avale lo ya decidido. ¿Alguien podrá negar que la designación de la candidata de Morena a la Ciudad de México Claudia Sheinbaum no fue una designación en la peor y en la más pura tradición priista?

YA NO SÉ

Los comentaristas estamos comprometidos con los juicios definitivos, los análisis categóricos y las posiciones determinantes. Se opina para compartir reflexiones que se consideran irrefutables. Soy de los convencidos que sostienen que soldados y marineros deben estar en sus cuarteles y no participar en la lucha contra el crimen, pues sus acciones persecutorias siempre están manchadas por el exceso de la represión y la violación de derechos humanos, desacreditando instituciones que deben permanecer respetadas.

Pero ahora que leo que en Morelia, un comando de medio centenar de pillos se roba doce automóviles, cuando en Chihuahua un comando que viajaba en más de 30 vehículos y eran más de 100 delincuentes con armas de alto poder se enfrentan a la policía, confieso que no puedo más que dudar. Auténticos ejércitos de bandidos no pueden ser enfrentados con policías sino con otros ejércitos. Ya no sé.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba