Jicotes

OOOTRA PREGUNTA A MARCOS AGUILAR

TELEVISA Y EL TEMBLOR. UN DILEMA ÉTICO Y PROFESIONAL

Bajo los escombros del temblor quedó la credibilidad de Televisa. No obstante hay una cuestión profesional y ética que toca a todos los informadores y que vale reflexionar. El cuento de hadas estuvo muy bien elaborado. Desde el nombre de la niña, Frida Sofía. Los reportes eran homeopáticos, pero bien calculados para no hacer perder la atención: pide agua, mueve una mano; dice que está cansada. Todo un guion de telenovela.

Ante el descubrimiento de la verdad, Televisa se defendió: “sólo informé lo que me dijeron las autoridades”. Le dobló las manos a la Secretaría de Marina que reconoció públicamente la mentira. La cuestión es: ¿Hasta qué punto el comunicador es un simple transmisor o debe verificar su información?

Televisa optó por quedarse callada, creo que al menos hubiera ejercido un poco de autocrítica. Reconocer, yo también metí la pata. Es responsabilidad del periodista comunicar, pero también comprobar por sí mismo. Televisa no lo hizo.

OOOTRA PREGUNTA A MARCOS AGUILAR

Responder exige dos condiciones: contar con argumentos pero, sobre todo, tener voluntad para responder. Hemos hecho varias preguntas al presidente municipal sobre su absurda e incongruente propuesta de bautizar un parque recreativo, pagado por el gobierno y que conmemora nuestra Independencia, con el nombre de “Querétarolandia”.

Hasta el momento ha guardado silencio, aprovechemos para plantearle otra pregunta. Estoy seguro que el Presidente está informado sobre los requisitos para que la Unesco otorgue el título de Patrimonio Mundial de la Humanidad, se trata de un bien material y cultural que es singular, invaluable e irremplazable; que es el símbolo de la conciencia de todo un pueblo.

Señor presidente municipal, ¿considera Usted que “Querétarolandia” es símbolo de nuestro lenguaje? Por supuesto que no, salvo que se piense que ese honor otorgado a Querétaro fue porque los Arcos se parecen al símbolo de McDonald’s.

VERGONZOSA Y TRISTE MEDALLA

En días pasados coincidieron varias noticias vinculadas entren sí. El reporte de Transparencia Internacional que nos otorga una oscura medalla de primer lugar, somos en Latinoamérica y en el Caribe el país que da más sobornos. En otras palabras, el país más corrupto. También aparecen los resultados de una encuesta nacional, los mexicanos consideran que el mayor problema del país, incluso antes que la seguridad, es la corrupción.

Obviamente afirman que votarán en las elecciones por el candidato más honesto, López Obrador y Antonio Meade son los que atraen el mayor número de intenciones de voto para ser presidente. Quisiera hacer una observación, la corrupción no es solamente desviar los recursos públicos, también es la incapacidad. Es tan corrupto un funcionario deshonesto como alguien que es o quien designa a un funcionario ignorante e irresponsable. De aplicar esta idea de la corrupción el problema es quién cerrará la puerta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba