Jicotes

QUERETAROLANDIA. ¡MÁS NACO, IMPOSIBLE!

TEMBLOR Y CONFIANZA

El temblor le da vigencia a las reflexiones de Confucio. Tzu-Kung le pregunta a Confucio sobre las necesidades de un buen gobierno y éste contesta: “Suficiente alimento, suficientes armas y la confianza de la gente común”. Tzu-Kung pide más especificaciones: “Supongamos que no hay más remedio que carecer de una de estas tres cosas, ¿cuál es la que podría omitirse?”. Confucio responde: “Las armas”. Tzu-Kung, que de seguro era una lata, insiste: “Supongamos que uno se ve obligado a carecer de una de las dos cosas que quedan, ¿cuál es la que podría omitirse?”.

Confucio concluye: “El alimento. Porque, desde la antigüedad, la muerte ha sido el destino de todos los hombres, pero un pueblo que ya no confía en sus gobernantes está definitivamente perdido”. El temblor reveló que está perdido el gobierno, los partidos políticos y los medios de comunicación. Lo peor, la sociedad está indignada y no quiere saber nada de ellos.

QUERETAROLANDIA. ¡MÁS NACO, IMPOSIBLE!

Esta generación de gobernantes panistas no se distingue propiamente por su cultura, pero algunos la compensan con su sensibilidad y la ayuda de algún buen asesor. He tenido escaso trato con Marcos Aguilar y reconozco que me había impresionado gratamente, pero ahora con su intención de bautizar un parque recreativo con el nombre de «Queretarolandia», me parece un ignorante absoluto de nuestro nacionalismo y con sensibilidad de muñón.

Al parecer Marcos Aguilar no tiene ninguna idea que el Bicentenario, nombre del parque en el que pretende ubicar el parque infantil, conmemora la Independencia de México de España y el presidente municipal no encontró mejor forma para festejar que copiando un nombre gringo, tal vez para inaugurar nuestra dependencia cultural con los vecinos. Bien decía Monsiváis: «Tenemos la primera generación de norteamericanos nacida en México». Todo indica que Marcos Aguilar es uno de ellos.

PREGUNTAS A MARCOS AGUILAR

Me reprocha un amigo panista por mi crítica, que calificó de áspera, al presidente municipal Marcos Aguilar por su propuesta de bautizar «Queretarolandia» a un parque infantil. Retiro lo dicho si el presidente me responde a las siguientes preguntas, para como diría Pancho Villa, «saber qué piensa con quien palabro».

¿El lenguaje es parte de la cultura? ¿Qué tan importante considera Usted al lenguaje en la formación de una nación? ¿Se puede afirmar que el lenguaje es parte de los símbolos nacionales? Decía Ortega y Gasset de la palabra: «Ese poco de aire estremecido que desde la confusa madrugada del génesis tiene poder de creación».

¿Está Usted de acuerdo con Ortega? ¿Puede la palabra crear valores y actitudes? Cuando usted llega a México del extranjero y le hablan en español ¿Se siente identificado? O al contrario, ¿Se siente incómodo, nervioso y quiere regresar al avión para que le hablen en inglés? Suplico las respuestas en español.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba