Minotauro

No se mata la verdad…

Apenas el miércoles pasado, en su noticiario digital, la periodista Lourdes Maldonado López analizaba el reciente asesinato del fotoperiodista Margarito Martínez ocurrido en Tijuana días antes. 

Cuestionaba la versión inicial de las autoridades y enfatizaba que no era víctima de un asalto o de una agresión al azar hecha por alguien alcoholizado, sino que claramente la agresión estaba planificada: «lo estaban cazando», recalcó. 

E incluso lamentó que, en su estado, Baja California, ya no se podía presumir que no asesinaban periodistas, que era bastante extraño que algo así sucediera pues ya iban más de 15 años sin que esto ocurriera

Lamentablemente, este domingo se confirmó que la propia Lourdes Maldonado fue asesinada de un tiro de arma de fuego en el rostro afuera de su domicilio. ¿Quién ordenó los asesinatos de Margarito y Lourdes? 

Con Lourdes Maldonado, este año suman tres periodistas asesinados pues el 10 de enero en Veracruz fue asesinado José Luis Gamboa. Si contabilizamos desde el año 2000, de acuerdo con la organización Artículo 19, en México 146 periodistas han sido asesinados con vínculo a su labor, de los cuales, sumando el caso de Lourdes, 28 habrían sido durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador

En marzo de 2019, Lourdes Maldonado López, había acudido a la conferencia de prensa matutina del presidente López Obrador para exhibir su caso y pedir seguridad porque temía por su vida y detalló que recientemente le había ganado un juicio laboral al entonces candidato de Morena a la gubernatura, Jaime Bonilla. 

Mendoza López estuvo bajo el sistema de Protección para Periodistas de Baja California, pero de acuerdo con medios locales, no tenía vigilancia todo el tiempo

Cabe recordar que estos programas de protección a periodistas han sido cuestionados por ineficientes, incluso, en un foro hace tres años, la periodista Anabel Hernández denunció que cuando solicitó estar bajo protección por las amenazas recibidas por la publicación de sus investigaciones periodísticas, como respuesta, las autoridades policíacas le dieron solamente un chaleco antibalas, que mostró a la audiencia. Esa es la forma de las autoridades mexicanas de proteger a quienes están amenazados de muerte por ejercer la libertad de expresión. 

Para este martes, en varias ciudades del país se han anunciado una serie de protestas exigiendo justicia por los constantes asesinatos de periodistas y que nadie muera en México por ejercer la libertad de expresión porque no se mata la verdad asesinando periodistas. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba