Perspectiva 2022

¿De dónde es la tecnología que se usa en México?

Todo tipo de computadoras de escritorio y las llamadas “laptops”, teléfonos celulares, receptores televisivos. Todo tipo de coches, camionetas y camiones de carga, relojes, herramientas avanzadas para todo tipo de trabajo como por ejemplo podadoras, desbrozadoras, tractores, empacadoras. Todo tipo de aparatos tecnológicos que se utilizan en medicina, en la construcción, maquinaria para construir carreteras y tantos otros aparatos de tecnología avanzada que se utilizan cotidianamente para hacer la vida material de los mexicanos más cómoda, casi todos, sin excepción, no son creación o inventos de científicos o investigadores mexicanos, viene del extranjero. Veamos.

Es seguro que el coche, camioneta o camión de transporte colectivo que usted utiliza para movilizarse de un lado a otro es de creación extranjera y, por lo tanto, la tecnología que lo hace funcionar también es extrajera. Mercedes Benz, Volkswagen, BMW son marcas de tecnología alemana. Nissan, Toyota, Mitsubishi, Honda, Mazda, Isuzu, son marcas de tecnología japonesa. Buick, Cadillac, Chevrolet, Chrysler, Dodge, Ford, Jeep, General Motors, son marcas de tecnología gringa.

Es seguro que el teléfono celular que usted utiliza para comunicarse con sus conocidos es de creación extranjera y por tanto su tecnología también lo es: Apple, Samsung, Huawei, Xiaomi, OPPO, Sony, LG y también los primeros que se usaron en México, los Nokia, son celulares gringos, japoneses, coreanos o chinos.

Es seguro que su televisor (o pantalla plana, como hoy le llaman) que usted utiliza para el entretenimiento doméstico también es de tecnología extranjera: Samsung, Sony, LG, Phillips, Hitachi, Panasonic, Toshiba, etcétera, son marcas de tecnología gringa, japonesa o coreana.

Es seguro que la computadora que usted usa para trabajar o para sus redes sociales también son de tecnología extranjera: Apple, Dell, Lenovo, Acer, HP, Toshiba, Samsung, etcétera, también son marcas de tecnología extranjera.

Salga usted a la calle y observe: esa bicicleta, ese coche, esa camioneta, esa motocicleta, esa desbrozadora, esa podadora, ese aparato de Rayos X, ese aparato para ultrasonido o de resonancia magnética, casi todas las marcas de medicinas que usted ve en las farmacias, los lentes, las estufas, los refrigeradores, licuadoras, lavadoras, planchas, aspiradoras, secadoras de pelo, hornos de microondas, los radios o videograbadoras, los rastrillos para afeitarse, las pastas para el aseo dental, los perfumes, muchas marcas de ropa y de tenis, las refacciones para todo tipo de maquinaria, todo, todo esto, no es tecnología mexicana, sino extranjera.

Es decir, todo hace parecer que la mayoría de la tecnología que se utiliza en México no ha salido de las mentes de nuestros investigadores o científicos, sino que utilizamos un gran porcentaje, yo me atrevería a decir que más del 80 %, de tecnología extranjera. Si la gente de a pie supiera esto o, mejor dicho, si reflexionara sobre esto, tal vez podría preguntarse ¿y entonces es que en México no tenemos científicos o investigadores? Y si los hay, ¿a qué se dedican? ¿Qué hacen? ¿Qué tipos de cosas producen que puedan ser útiles directamente en las labores y necesidades cotidianas? Y probablemente, un investigador respondería: producimos “peipers”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba