Perspectiva 2022

Nuevos golpes de estado fascistas con mercenarios

Los fascistas (panistas) de américa latina, que son empresarios derechistas que han perdido el poder político en sus respectivos países (como por ejemplo Claudio X. González o los jerarcas de COPARMEX o el CCE en México), siempre patrocinados y dirigidos por la más poderosa organización terrorista del mundo conocida como la CIA, han intentado ya dos diferentes “modernos” golpes de estado contra mandatarios “desobedientes” que se resisten a ser peleles de los gringos. Así, han puesto en marcha los llamados “golpes blandos”, que consisten en atacar desde los medios de comunicación, de los cuales son propietarios, a aquellos mandatarios latinoamericanos “rebeldes” que no quieren “democracia” gringa. Comienzan los chayoteros de los medios a llamarlos “dictadores”; luego organizan “marchas por la democracia” con grupos de fascistas repartiendo dólares entre la gente para que se manifieste en contra del mandatario, donde eventualmente asesinan a algunos manifestantes para culpar al “dictador comunista”; después los empresarios fascistas esconden y acaparan los productos de primera necesidad para provocar desabasto y enojo entre la población, y finalmente, utilizando a los jueces y ministros de justicia que normalmente también son derechistas, acusan falsamente al mandatario y lo destituyen, incluso algunas veces los encierran en la cárcel. Recordamos aquí a Jorge Glass de Ecuador (Rafael Correa se ha salvado porque se refugió en un país europeo), Lula Da Silva y Dilma Roussef en Brasil, así como Cristina Fernández en Argentina.  

Ahora bien, cuando este tipo de “golpe blando” no les funciona, los fascistas latinoamericanos de la mano de los gringos están ensayando ahora otra forma de golpe de estado: enviar a un grupo de mercenarios fuertemente armados para asesinar al mandatario rebelde. Forma criminal que desafortunadamente en los últimos días tuvo éxito contra el Presidente de Haití.

Sin embargo, no es la primera vez que los fascistas latinoamericanos y la organización terrorista CIA lo intentan, pues en mayo de 2020 un grupo de mercenarios armados (por casualidad colombianos y gringos como hoy en Haití) ingresó ilegalmente a Venezuela para organizar una revuelta con el fin de asesinar a Nicolás Maduro. Afortunadamente los militares patriotas venezolanos enfrentaron a estos mercenarios apresándolos o eliminándolos.

Pero antes, en 2019, gringos, militares y empresarios fascistas bolivianos dieron este ultimátum al presidente Evo Morales: “O firmas tu renuncia o aquí mismo te matamos, al igual que a toda tu familia que ya está en poder de nuestros demócratas”. (Otra vez lo mismo que intentaron hacer con el Presidente de Haití), y antes esta pacífica petición, el Presidente Evo Morales tuvo que renunciar.

Pero los actos de estos criminales en Bolivia no pararon ahí: un año después Luis Arce ganó las elecciones presidenciales de manera contundente, y ante este panorama otra vez de pérdida del poder político, los fascistas bolivianos comandados por el ministro de defensa de la dictadora golpista Jeanine Añez, intentaron llevar a Bolivia 10 mil mercenarios gringos entrenados por la CIA para asesinar al presidente electo y evitar así su toma de posesión. Esta vez fue la ambición desmedida de los fascistas la que salvó al Presidente, pues al no ponerse de acuerdo en el reparto del pastel abortaron la misión.

Daniel Ortega de Nicaragua, Nicolás Maduro de Venezuela, Miguel Díaz-Canel de Cuba, Nayib Bukele de El Salvador y nuestro Presidente López Obrador, están en la mira de estas bestias y no deberían escatimar esfuerzos en cuidarse. Mientras tanto, que en paz descanse el Presidente Jovenel Moïse de Haití, que pereció a manos de estos asesinos sin entrañas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba