Punto y Seguido

Incertidumbre

Punto y seguido

-La incertidumbre nos hace precarios, temerosos. Es el signo del presente. Hace un par de décadas creíamos pisar sólidamente, la velocidad del cambio se llevaba bien con la creencia de que las cosas seguirían más o menos igual.

Hoy tenemos la impresión de ciertos valores supremos son inexistentes o, como dijo un filósofo enloquecido, se advierte cada vez más vacío y pobreza de valores. Creemos saber lo suficiente como para no creer más en ningún valor. Un presente de escalofrío.

-Alan F. Chalmers cuenta la historia de un pavo (originalmente era un pollo en la mente de Bertrand Russell) que “en su primera mañana en una granja avícola comió a las nueve de la mañana; pero al tratarse de un pavo racional e inductivista no sacó conclusiones precipitadas, sino que esperó hasta tener un elevado número de observaciones de que comía a las nueve de la mañana antes de llegar a una conclusión; el pavo realizó múltiples observaciones en una gran variedad de circunstancias, desde distintos días de la semana, distintas estaciones del año, y distintos tipos de clima; animado por dichas observaciones llegó a la conclusión de que «siempre comía a las nueve de la mañana»; sin embargo, la víspera del día de Navidad, en vez de darle comida, le cortaron el cuello, demostrando así la falsedad de su conclusión”.

-Un camión va rumbo a Oaxaca, va cargado de provisiones destinadas a aliviar el sufrimiento de los damnificados por el sismo. En una curva, en un tramo entre Puebla y Orizaba, el conductor perdió el control y vuelca, muy pronto, los lugareños comenzaron a llegar, pero no a ayudar, sino a saquear los víveres. Pueblo turbio, rapacidad bestial.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval), el 72 por ciento de la población de Oaxaca tuvo el año pasado un ingreso inferior a la línea del bienestar. En Chiapas fue de 79.8 por ciento. En conjunto suman más de 7 millones de mexicanos. Son los estados más pobres, llenos de carencias. Ahí la desigualdad tiene rostro. Se empalma el sismo, jueves medianoche, damnificados, sobre lo damnificado que ya estaban.

-Y la destrucción. La cifra, que tardará en afinarse, arroja mil comunidades afectadas en 44 municipios de Oaxaca, otras 2 mil más en 88 de los 122 municipios de Chiapas. Poblaciones inaccesibles, 2.5 millones de mexicanos damnificados. Vida de pobreza histórica, crónica.

-Somos una sociedad que ha dado pasos importantes hacia la transparencia, sin embargo, son logros que alimentan el pesimismo. Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Animal Político han documentado, gracias a los mecanismos institucionalizados de transparencia, lo que han llamado la Estafa Maestra.

El gobierno federal pagó 7 mil 670 millones de pesos a 186 empresas, compañías, organizaciones, como quiera llamárseles, todas prestadoras de servicios. Muchas de las cuales no existen porque nunca existieron, otras existen, pero tienen una rara existencia.

La vaguedad existencial permitió que estas empresas (sus dirigentes), en contubernio con los funcionarios que las contrataron, se embolsaran nada más que 3 mil 433 millones de pesos (ojo, son nuestros impuestos que deberían convertirse en gasto para mejorar la vida misma).

Involucrados están personajes de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Fovissste, Pemex, la SEP, Banobras… y, algo que se sabía desde la invisibilidad, metidas en la red de corrupción están varias universidades públicas. Universidades de segunda de un país del tercer mundo: Autónoma del Estado de México, Autónoma de Morelos, Campeche, Tabasco…

-Vivir con mayor transparencia no significa doblegar la impunidad. Pueden convivir simultáneamente. La corrupción se muestra invencible.

Nicolás Gómez Dávila

– Para corregir un defecto, el hombre prefiere a la cualidad antagónica el defecto simétrico. El hombre persigue sombras infernales en su afán por encontrar sus ángeles perdidos. Cuando las cosas nos parecen ser solo lo que parecen, pronto parecen ser menos aún.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba