Punto y Seguido

Política y sociedad Greguerías para escribir en los baños

Uno cree buscar cuando en realidad quiere ser atrapado. Sucede con la red. Para salir del denso tema político escudriñé en busca del simple reflejo de nuestra cotidianidad en las frases pequeñas.

Podría hacer una antología azarosa relativamente rápido, o una más lenta pasada por cedazos. Como entrada me decidí por el clásico de la greguería.

Greguería, algarabía, gritería confusa. (En los anteriores diccionarios significaba el griterío de los cerditos cuando van detrás de su mamá.)

Lo que gritan los seres confusamente desde su inconsciencia, lo que gritan las cosas.

¡Desgraciado ese que dice a cualquier cosa: Eso es una greguería!

Algunas greguerías huelen, obviamente, a viejo.

POLÍTICA

-El capitalista es un señor que al hablar con vosotros se queda con vuestras cerillas.

-La gasolina es el incienso de la civilización.

-Cuando oigo decir «la tea de la revolución», me parece oír «la tía de la revolución».

-No sé cómo le queda la hache a nihilista.

-Los socialistas son los que sólo saben que son socialistas.

-Toda la joyería se ha ruborizado. ¡La ha mirado un comunista!

-Durante la noche, el gobierno está en crisis total.

-Guerra: chatarra.

-Un político con cara de foca es un político ideal.

SOCIEDAD

-Donde el tiempo está más unido al polvo es en las bibliotecas.

-Cuando se vierte un vaso de agua en la mesa se apaga la cólera de la conversación.

-Conferencia: la más larga despedida que se conoce.

-Hablar por teléfono: fumar en pipa por el oído.

-No se debe tomar la sopa con ruido de estarse lavando la cara.

-Hay quien se reserva para dar limosna a los pobres que haya a la puerta del cielo.

-A las gentes les gusta recibir una invitación para días próximos porque así parece que tienen ya un derecho adquirido sobre el porvenir.

-A los presos los visten con pijamas a rayas para ver si vestidos de rejas no se escapan.

-En las grandes solemnidades llenas de personajes parece que hay algunos repetidos.

-Un centenario consiste en limpiar con un plumero el busto en yeso del centenariado.

-Al repartir los puros el anfitrión, es como si premiase a los que se han portado bien en la mesa.

-Aquel de los invitados que deja la copa de licor llena es el que más nos ha estafado.

-Una de las mayores maldades de la vida es tirar la cerilla encendida al agua.

-Cuando decimos «primo segundo» tenemos algo de porteros situando a un vecino.

-El que pide un vaso de agua en las visitas es un conferenciante fracasado.

-Cuando el doctor escribe la receta nos mira una última vez para ver si pone una medicina de las caras o de las baratas.

-Era tan flaco aquel lenguado que parecía la cuenta anticipada en bandeja de plata.

-¡Qué silenciosos resultan en el desfile los soldados que se quedan muy lejos de la música! De tan silenciosos parece que van por un espacio espectral y sordo.

-Al servirnos una ración de jamón parece que nos sirven un bello crimen en lonchas.

-Cuando el que va delante da limosna, el que va detrás no la da, como si el otro la hubiese dado por él; ley que deja muy mermado el peculio de los pobres.

-Las croquetas debían tener hueso, para que pudiésemos llevas la cuenta de las que comemos.

–Tráigame una botella de agua con agujeritos. –¡Ah! -dijo el mozo–. Ya sé… De esa agua con calambre que sabe a pie dormido.

-Al mover el azúcar en el fondo de la taza se mueve la dulce sonrisa del café.

-El dinero huele a vagabundo.

-Exceso de fama: difamación.

-Lo más difícil de digerir en un banquete es la pata de la mesa que nos ha tocado en suerte.

-Lo más triste cuando no se ha llegado al primer acto de una obra teatral es que cuando vamos a sentarnos notamos que nos han dado por muertos y han ocupado nuestro asiento.

-Hay tanta gente alrededor de la jaula de los monos que parece que dan conferencias.

-No se deben dejar las tijeras abiertas porque así podrán cortar el hilo del destino.

-Si sigue así la criminalidad de menores habrá que construir un sillín electrocutarte a semejanza del que hay en las peluquerías para los niños.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba