Punto y Seguido

Rayuela en ‘tuiter’

Escribe Carrión: He estado releyendo “Rayuela” y me ha parecido una novela durísima, que parodia la falsa bohemia y el esnobismo cultural de toda una generación.

La semana pasada el escritor español Jorge Carrión escribió un hilo tuitero sobre la mítica novela de Julio Cortázar. Transcribo dicho hilo y, más abajo, una serie de comentarios hilados en la misma red social. La lectura depende, como siempre, del lector. Lo que me gusta de este ejercicio es que la complejidad humana, aunque nos esforcemos por simplificarla, siempre nos derrota.

Escribe Carrión: He estado releyendo “Rayuela” y me ha parecido una novela durísima, que parodia la falsa bohemia y el esnobismo cultural de toda una generación, descree del amor y explora cómo ese vacío lleva a la soledad, la locura y la muerte. En cambio, predomina la idea de que es una novela de iniciación y neorromanticismo. Y es cierto que somos miles quienes imitamos códigos y rituales de Horacio, La Maga y el Club de la Serpiente; el ‘Pont des Arts’, el azar objetivo, los cafés parisinos.

¿Pero se quedaría en nuestro subconsciente el comportamiento malamadre de la Maga, el cinismo y el egoísmo tóxico de Oliveira, el horizonte psiquiátrico, la visión negativa de la migración y el exilio? ¿Esa otra estructura está esperando su momento, su reivindicación? ¿Está en “Los detectives salvajes” otra novela que está siendo calificada de iniciática y que bajo la poesía vanguardista y el sexo adolescente narra sobre todo desarraigo, angustia, violencia y frustración? Cada vez estoy más convencido de que la historia de la literatura es una sucesión de lecturas equivocadas, desviadas, interesantísimas. En el caso de “Rayuela”, criticamos a Cortázar para no criticar al lector que fuimos, para no admitir nuestro propio error. Ha sido una sorpresa. Desagradable para una parte de mí. Comentarios:

—¿Te parece? Toda lectura es relativa al lector y sus circunstancias, pero no por ello es equivocada o desviada. Criticar a un autor que nos gustó en el pasado implica una crítica al lector que fuimos. Lo que no existe, lo imposible, es una lectura definitiva. Y si hay algo que tiene Rayuela, nos haya gustado o no, es multiplicidad de lecturas.

—Muy buena relectura. ‘Rayuela’ es el pimpampún al que todos disparan sin mucho esfuerzo. Yo la recuerdo como una novela llena de momentos crueles, pero necesito relectura también

—Creo que ocurre algo similar con ‘On the Road’. Lo que me pone a pensar si toda sátira, parodia o crítica serán inevitablemente homenajes.

—El mismo Cortázar pensó haber escrito una novela para gente de su edad (estaba en sus 40s) y se sorprendió porque sus lectores más entusiastas fueron los jóvenes. Rayuela es una novela mágica, pero llena de una amargura pesadillesca.

—Recuerdo con dureza también el conflicto (muy existencialista) entre la acción y la pasividad, que Oliveira encarna tan bien. Se percibe a nivel político, pero también íntimo y personal.

—La Literatura, hablo como filólogo, es una sucesión de interpretaciones fundamentadas o no sobre un texto creativo. La literalidad primero, la interpretación luego. Y no es lo mismo interpretar desde perspectivas posmodernas o perspectivas marxistas, etc. Al final es cómo se lee.

—No estoy seguro que la novela se haya escrito en ese sentido. Lo que si estoy seguro que nosotros evolucionamos en ese sentido.

—Concuerdo plenamente, nunca me pareció una novela de iniciación. Otros se quedan en el análisis superficial de algunas frases redondas.

—Con respecto a La Maga, pocas mujeres podríamos buscar identificación con ella a día de hoy. Las mujeres creadas por Cortázar se resienten de esa visión masculina. Hay mucho patriarcado y machismo en Rayuela, pese a ser una novela deslumbrante.

—Me sorprende la relación que haces con Los detectives salvajes porque tuve una sensación similar de que volvía el tiempo que pasa, regresa, y no pasa (O. Paz). Habrá que volver a Rayuela. Veamos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba