Punto y Seguido

Regreso a Lichtenberg

De Lichtenberg se cuenta que rechazó la ostia en su lecho de muerte con el argumento de que el médico le tenía prohibidas las harinas.

Me gustaría tener tal lucidez en el cada vez más mi cercano momento.

Lichtenberg  escribió textos que van de la relación entre la poesía y las matemáticas a los misterios de la ropa interior femenina.

Ojalá los jóvenes visiten sus aforismos. Los que siguen fueron traducidos por Juan Villoro:

-La naturaleza del hombre lo exige, y hasta la naturaleza del mono lo aceptaría.

-No es de extrañar que los elegantes gusten de verse en el espejo, pues se ven por entero. Si el filósofo tuviera un espejo para verse por entero, tampoco él se apartaría de ahí.

-Desde siempre, descubrir pequeños errores es una actividad de cabezas mediocres. Las cabezas dotadas no hablan de pequeños errores y en todo caso hacen críticas generales. Los grandes espíritus crean sin criticar.

-Conozco un país donde a las papas se les dice “compatriotas”.

-Los filósofos auténticos y los filósofos titulares.

-El perro es el animal más despierto y sin embargo duerme todo el día.

-Un niño inteligente puede volverse loco al ser educado por un loco. El hombre es tan perfectible y tan corruptible que su razón puede convertirse en locura.

-Les entrego este librito, no como unos binoculares para observar a los demás, sino como un espejo para verse a sí mismos.

-Él sólo conoce esta frase de oídas.

-La Babel sutil.

-Lo único que tenía de viril no podía ser demostrado a causa de las buenas costumbres.

-¿Qué lleva ahí? Una brújula para viajar por el mundo. ¿En una bolsa? Sí, son 50 luises de oro en efectivo y cambio para otros miles.

-Ya en la escuela tenía la mala costumbre de pintarles barbas a los retratos de los maestros. Ahora hace reseñas célebres.

-Un reloj que al cuarto de hora le dice a su propietario Tú… a la media Tú eres… a los tres cuartos Tú eres un… y al sonar Tú eres un hombre.

-También los grandes hombres se equivocan, y algunos con tal frecuencia que uno casi se sentiría tentado a tomarlos por pequeños.

-Él pensaba zanjar eso con la espada o con argucias hermenéuticas.

-También deberíamos escribir correspondencias entre cosas inanimadas. Cartas del meridiano de Gotinga a su hermano en Greenwich. Un taburete se dirige a una silla. Conversaciones secretas entre el tintero y el secante, su filosofía sobre los objetos aledaños.

-Había más bilis que fundamentos en mis proyectos y quedé agotado antes de emprenderlos.

-No era precisamente fino pero, llegado el caso, dominaba el arte de cabalgar en sus semejantes.

-M. ¿Qué fue eso? Casi sonó como filosofía, ¡y yo que creía que el tipo era demasiado tonto para ser loco!

¿Demasiado tonto para ser loco? Hablas como si fueras demasiado inteligente para ser cuerdo. […]

-Escribe de tal manera que hasta a los ángeles les paraliza el entendimiento.

-Las cosas más importantes se hacen a través de ductos. Pruebas: los órganos reproductores, la pluma de escribir y el fusil. ¿Qué es el hombre sino un lío de ductos?

-Creo que el gusto de entender una teoría sumamente abstracta y oscura lleva a la mayoría a pensar que ya está demostrada.

-Quien tiene menos de lo que ambiciona, debe saber que tiene más de lo que merece.

-A causa de nuestra miserable educación, que nos obliga a olvidar en la segunda mitad de la vida lo que hemos aprendido en la primera, escribir en forma llana cuesta esfuerzo. Y luego se cree que todo lo que requiere de esfuerzo es simple y bueno.

-El hecho de que podamos vernos en los sueños viene de vernos en los espejos. Sabemos que no estamos dentro de ellos. Sin embargo, en el sueño la representación es más viva y el entendimiento y la conciencia más limitados.

-¿Qué es más fácil para el hombre: reír o estornudar?

-Es muy peligroso, dice Voltaire, tener razón en cosas en las que no han tenido razón grandes hombres.

-Estoy convencido de que uno no sólo se ama en los otros: también se odia en ellos.

(Ver: Un sueño y otros aforismos. Georg Christoph Lichtenberg. UNAM)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba