Punto y Seguido

Revisita a Cioran

Cada vez me cuesta más trabajo leer a Cioran. Luego del primer gran entusiasmo vino el descubrimiento de su falibilidad. Convencido o asustado colaboró con poderes asesinos. Seguí leyendo, encontrando. Ahora me es chocante tanto empeño en estar al borde. Parece impostura. Exhibicionismo sin aparato publicitario. De todos modos, sigo leyendo para atrapar el aforismo y, si no, completarlo o, de plano, forzarlo. Como todo al final.

-El alma reduce el cielo a alma. Adondequiera que mire, me veo a mí mismo.

-También yo seré carroña, como todos ustedes, compañeros de frivolidad.

-Rompe las cadenas de tu furor; no sigas ladrándole a Dios. Más vale que lo abandones a su suerte. El lleva en sí mismo el fermento de la perdición, igual que tú. Está más podrido que nadie. ¿No son acaso los astros las luciérnagas de su descomposición?

-Ni la gloria ni la mujer ni la bebida me han despejado el camino de prohibiciones ni han librado al espíritu de la opresión. Mi vida se compone de una sucesión desordenada de instantes. Nada liga unos con otros. Su cadena se rompió.

-Como un gusano, sin carroña, sin ocupación, que salmodia al revés su sed de muerte, así te arrastrarás a través de horizontes sin horizonte. Solo. Más solo que el gargajo de un diablo.

-La auténtica vida no reside en la cordura sino en la ruptura… el universo no puede sanar la herida del corazón, ni las espaldas ni el cerebro pueden soportar más la carga de lo incomprensible.

-¡Poder quedarte solo en tu habitación, sin nadie, sin tu amante, absorbiendo el néctar de la desdicha! ¡Desprovisto de todo ideal, con los ojos exprimidos de existencia, extender la fatiga de tu sueño más allá del cielo!

-Al deslizarte por la pendiente de los pensamientos, a menudo incriminas a la existencia. Seca en tu espíritu amargo el manantial de las acusaciones. Pasea tu destino inútil saltando sobre el meollo de las ilusiones con la ceguera de un hombre que conoce la ausencia del todo.

-Y cuando ves girar a los demás, disfrazando su vaco con el gesto y el tedio con el movimiento.

-Los hombres creen en algo para olvidad lo que son. Al enterrarse bajo ideales y refugiarse en dolos, matan el tiempo con toda clase de credos. Nada les hará sufrir más atrozmente que despertarse sobre la pila de sus placenteras falacias, frente a la pura existencia.

-La vida es una inmortal melancolía. As me lo parece el último susurro de la ciudad que enseña.

-No voy a dejar en paz al cielo. No necesito nubes decorosas ni el azul estúpido, ni la poesía barata de los ocasos que empalagan.

-La muerte gotea sobre mi cabeza. Gota a gota. Y en el espacio sin orillas no tengo dónde ocultarme.

-¿Qué es la tristeza veinticuatro horas después?

-Los tontos edifican el mundo y los listos lo derriban. Para remendar los jirones de la realidad y organizar naderías no hay que tener la sospecha culpable del espíritu y que tus mejillas sonrían como la manzana antes de la tentación.

-¡Forcejear sin esperanzas, amar la gloria borracho, ser un hipócrita en la ingenuidad! Es el único heroísmo compatible con el espíritu, la única forma de ser sin engañar a la inteligencia. Que tu sangre arda y que tu vista vea. Y tú sabes lo que ella ve…

-En mi alma se cubren de herrumbre crímenes de pensamiento y carroñas que besaron el cielo.

-Después de haber saboreado con desilusión el veneno de la religión, la compañía de la música te cura de la decepción. Sus vibraciones no están ligadas a objetos, a seres, a esencias o apariencias, sino que, en pleno temblor, ya no dependes de nadie.

-Ya no pertenece ninguno a ningún país ni tampoco los guía fe alguna hacia el futuro. Todos degustan un presente que no sabe a nada.

-Es una vieja historia: los grandes intelectuales se acercan a los grandes líderes políticos para manejarlos desde las ideas. Pero los grandes líderes políticos son grandes porque nadie los maneja. Detestan, por el contrario, a quienes intentan hacerlo. De aquí la amarga suerte de tantos intelectuales y filósofos.

(Ver, Breviario de los vencidos).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba