Sólo para nostálgicos

Carlos Fuentes

Evocar a Carlos Fuentes Macías a diez años de su muerte es abrir un abanico de su actividad como escritor, diplomático, cuentista, narrador, periodista, etc.

Hombre cosmopolita de vasta cultura, que veía todo con ansías de retenerlo y escribirlo.

En 1958 publicó La región más transparente, que se desarrolla a mediados del siglo XX, en el entonces Distrito Federal donde convergen vivos y muertos, alternan las diferentes clases sociales y la nueva burguesía que se apodera de todo, incluido el poder político.

El principal actor de esta novela es el Distrito Federal, el de los cabarets como El Waikiki en la primera calle del Paseo de la Reforma, El Burro en la calle de Porfirio Parra No. 35, en la fachada había un enorme burro y entre las patas la entrada a ese mundo mágico de los noctámbulos. El Golpe en la calle de Camelia en la colonia Guerrero.

Sitios de andanzas de Carlos Fuentes en los que ciertos rasgos de algunos personajes serían parte de sus novelas.

Se desempeñó en la diplomacia; en 1975 fue nombrado embajador de México en Francia durante su gestión recibió a refugiados políticos latinoamericanos. En 1977 renunció como embajador en protesta por el nombramiento del expresidente Gustavo Díaz Ordaz como primer embajador de México en España, después de la muerte del dictador Francisco Franco.

Estudioso de la política, en el 2012 expresó: “Los partidos tradicionales no tienen soluciones, no tienen propuestas que convenzan a la gente. Los problemas son muy grandes, la política es muy pequeña”.

Carlos Fuentes estuvo en medio de polémicas; en el 2001 el entonces secretario de Trabajo del gabinete de Vicente Fox, Carlos Abascal Carranza, criticó la novela Aura que le habían dejado leer a su hija ya que consideraba que algunas partes de la novela eran inapropiadas para una estudiante del tercer año, por lo que pidió que se tomaran medidas contra la profesora de su hija Luz Carmen.

Carlos Fuentes tomó al asunto con propiedad y señaló que gracias a ese comentario las ventas del libro se incrementaron.

Otro episodio fue la equivocación que tuvo Enrique Peña Nieta cuando era candidato a la Presidencia, en los primeros días de diciembre del 2011 visitó la Feria Internacional del Libro en Guadalajara y le preguntaron qué libros le habían marcado y contestó: “fueron varios, entre ellos La silla del águila, de Enrique Krauze”, que fue publicado por Carlos Fuentes en el 2003. Cuando el autor se enteró de la pifia del que sería presidente de México, manifestó: “Este señor no tiene derecho a leerme”.

La obra literaria de Carlos Fuentes abarca cerca de cincuenta títulos, además de guiones de cine y ensayos.

Entre sus publicaciones más reconocidas están La Región más transparente (1958), Las buenas conciencias (1959), Aura (1962), La muerte de Artemio Cruz (1962), Gringo Viejo (1985), Cristóbal Nonato (1987) El naranjo o los círculos del tiempo (1993), La frontera de cristal (1995).

Recibió numerosos premios: el Internacional Alfonso Reyes, 1979; Rómulo Gallegos, 1977; Premio Cervantes, en 1987; el Príncipe de Asturias en 1994. En 2009 le fue otorgada la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Fue nombrado miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua en agosto de 2001. Además, obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes, 2009.  En 2011 obtuvo el Premio Fomentour de las Letras en reconocimiento a toda su obra.

Su muerte fue súbita, en la madrugada se sintió mal y fue internado, a las 12:15 horas del 15 de mayo de 2012, dejó de existir.

Y los nostálgicos vuelven a leer La región más transparente y encuentran similitudes con el México de hoy.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba