Sólo para nostálgicos

De la ciencia ficción a la realidad

Los relatos fantásticos de seres extraterrestres, vehículos voladores, armas mortíferas, máquinas propulsadas por energía eléctrica, trajes espaciales, robots pensantes y mundos distintos al planeta Tierra han llamado la atención de chicos y grandes.

De esas narraciones fantásticas resalta Julio Verne. Su obra 20 mil leguas de viaje submarino se dio a conocer al público en la revista francesa ilustrada de creatividad Magasin d’Éducation et de Récréation el 20 de marzo de 1869 hasta el 20 de junio de 1870. En el relato destaca el capitán Nemo y su submarino Nautilus —propulsado por energía eléctrica—. En su viaje se describen escafandras autónomas de buceo, fusiles de balas eléctricas y máquinas para producir aire respirable.

Las revistas también fueron escaparate de relatos fantásticos, con historias de mundos fantásticos producto de la imaginación de sus creadores. En agosto de 1928, apareció en la revista Amazing Stories el héroe intergaláctico Buck Rogers, creado por Philip Francis Nowlan. Fue la primera historieta publicada de ciencia ficción. El término ‘ciencia ficción’ fue acuñado en 1926 por Hugo Gernsback. En su honor, los premios a relatos de ciencia ficción se llaman Premios Hugo, y se usó por primera vez en la revista Amazing Stories.

Y para hacer competencia al héroe Buck Rogers, el 7 de enero de 1934, apareció como página dominical en los periódicos otro héroe espacial: Flash Gordon, creado por Alex Raymond. La trama se centraba en la amenaza de colisión de un planeta que chocaría contra la Tierra. Los héroes son Flash Gordon y la reportera Dale Arden.

Un clásico de la literatura de ciencia ficción es La guerra de los mundos, de Orson Welles. Es la primera descripción de una invasión por extraterrestres que usan pistolas con rayos calóricos que incineran todo a su paso. Finalmente, los invasores fallecen víctimas de las bacterias terrestres.

Isaac Asimov, en su novela Yo, robot, presenta una colección de narraciones de robots inteligentes que se rigen por las Leyes de la Robótica. Según estas, siempre deben procurar el bien para los humanos y cumplir sus órdenes.

Blade Runner, de Philip K. Dick, es una obra de ciencia ficción que anticipa el futuro de los humanos que buscan nuevos planetas para habitarlos después de haber destruido su hogar, la Tierra. Narra la historia de hombres que abandonaron su planeta para conquistar en el espacio nuevos lugares y en sus colonias tienen a esclavos androides.

Y la televisión exhibió series que hicieron época y que de alguna forma fueron visionarias con los inventos actuales. Entre ellas, Los Supersónicos, donde su personaje trabaja en una empresa aeroespacial tres horas diarias y únicamente tres días. Se comunican a través de video-chat. La familia tiene a Robotina, quien se encarga de los quehaceres hogareños.

El Auto increíble es una serie de televisión con un auto llamado Kitt, inteligente y con capacidad de hablar e interactuar como si fuese una persona real.

Viaje a las estrellas presenta a hombres que viajan en el espacio en la nave Enterprise. Sus personajes tenían teletransportación, campos de fuerza, comunicadores portátiles inalámbricos y rastreadores, armas de energía dirigida, terminales de ordenador, cirugía láser, puertas automáticas, conversaciones con el ordenador y también un dispositivo que permitía el ocultamiento de naves.

Los nostálgicos que disfrutaron de esas lecturas y series nunca imaginaron que con el tiempo serían realidad… y lo que falta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba