Sólo para nostálgicos

Incierto regreso a clases

Es y será importante el apoyo familiar para los alumnos, entender que su preparación ante la computadora merece respeto en su horario, evitar distracciones y redoblar el.

De acuerdo al calendario escolar 2019-2020, el cierre de cursos en educación básica estaba programado para el 6 de julio, pero la inesperada y sorpresiva pandemia del coronavirus obligó a las autoridades a cerrar las escuelas a partir del 17 de marzo, no había otra alternativa y continuar con los cursos en línea; prácticamente ningún cuerpo docente estaba preparado para hacer frente a la nueva forma de enseñar y no todos los alumnos tenían una computadora para “asistir a clases”.

Existen problemas en la educación de los alumnos del nivel básico que son detectados en el nivel medio, como es la comprensión y en matemáticas, y se agravarán ante la falta de revisión y recomendaciones personales de los profesores.

Es y será importante el apoyo familiar para los alumnos, entender que su preparación ante la computadora merece respeto en su horario, evitar distracciones y redoblar el apoyo para la comprensión de los temas que resulten difíciles, los padres no sustituirán a los maestros, pero deben ser corresponsables con los docentes.

Y esta generación de alumnos enfrentará grandes deficiencias en su aprendizaje, tomando en cuenta que no existía un sistema para la enseñanza a distancia, no todos los alumnos cuentan con una computadora, al acceso a internet no existe en varias regiones del país, estos son algunos de los problemas.

La brecha entre los alumnos que tienen una computadora y los que carecen de ella se ensanchará, y desafortunadamente habrá deserción escolar bien sea para iniciar clases o abandonar la escuela a medio curso y frente a la falta de empleo estos jóvenes no tendrán fácil acceso a la vida laboral formal.

El nuevo curso escolar de manera oficial señala el 10 de agosto, los profesores pasarán al siguiente grado con sus grupos y comprende un curso de nivelación de tres semanas para detectar rezagos, y un programa para detectar a los alumnos que dejaron de estudiar, pero todo estará en función del llamado semáforo epidemiológico, que determinará cuándo y cómo inicia, todo es conjetura, qué si habrá clases dos días a la semana, que si será virtual, qué si cada estado determinará las condiciones en función del avance o retroceso de la pandemia en su entidad.

Y frente a este incierto panorama las autoridades escolares deben atender un creciente número de alumnos que proceden de escuelas particulares y se incorporan al sistema oficial, por falta de empleo del jefe de familia o merma en los ingresos.

Y los nostálgicos ven una generación de alumnos que se enfrenta a nuevos retos, la educación virtual.

 

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba