Sólo para nostálgicos

La Guerra fría y los bunkers

En la Segunda Guerra Mundial, dos sistemas económicos antagonistas – el socialismo y el capitalismo- se unieron para enfrentarse a un enemigo común: el nazismo.

Al término del conflicto armando las diferencias –que siempre existieron- salieron a flote, los Estados Unidos y la Unión Soviética, las dos potencias mundiales buscaban influir en el contexto internacional con su modelo político y económico; cada uno recelaba del otro, nunca hubo un enfrentamiento directo, sin embargo el riesgo de una confrontación estaba latente. A este período se le conoció como la Guerra Fría, que se considera entre 1947 y 1991.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, ambos bloques desarrollaron una carrera armamentista que incluía toda clase de artefactos mortales, misiles, submarinos atómicos, gases venenosos, etc.

El primer enfrentamiento –indirecto- entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y los Estados Unidos de América, inició el 25 el junio de 1959 con la guerra en Corea que situó a estadounidenses y soviéticos en trincheras diferentes y fue el primer conflicto en que se escucharon y temieron amenazas atómicas.

Corea estuvo bajo dominio japonés antes y durante la Segunda Guerra Mundial, y se dividió en dos partes tras la rendición japonesa. La Unión Soviética ocupó la zona al norte del paralelo 38 y Estados Unidos la zona sur. 

El 25 de junio de 1950, ciento treinta y cinco mil soldados del comunista Ejército Popular de Corea del Norte cruzan el paralelo 38 e invaden Corea del Sur.

Un día después –el 26 de junio- el presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, ordena al general Douglas MacArthur evacuar a los ciudadanos estadounidenses en Corea y ayudar al ejército de Corea del Sur y el 30 del mismo mes el presidente Truman ordena la entrada de las tropas.

La guerra duró tres años, del 25 de junio de 1950 al 27 de julio de 1953.

Innumerables conflictos entre la URSS y los Estados Unidos de América pusieron a la humanidad al borde una guerra atómica.

El arsenal bélico de las dos potencias era una amenaza latente para todo mundo, principalmente para sus ciudadanos que podían ser víctimas de un ataque nuclear en cualquier momento. Esta situación provocó en los habitantes de Estados Unidos un estado de alerta constante.

El gobierno de Estados Unidos construyó un bunker en Palm Beach, al norte de Miami, para el presidente Kennedy y su familia; en 1961 se destinaron recursos del gobierno federal para construir bunkers en escuelas y en edificios públicos.

La Guerra Fría ha terminado, pero no la intranquilidad de la población y en hoy día el interés por bunkers es un negocio rentable tanto para el gobierno federal de Estados Unidos como para empresas particulares, el gobierno ha puesto a la venta bunkers y silos donde se alojaban mísiles y los empresarios construyen bunkers de lujo; la invasión de Ucrania ha despertado preocupación y no son pocas las personas que ven una guerra nuclear en cualquier momento.

Se han desarrollado bunkers que no es necesario que estén bajo tierra, se pueden construir en la superficie y el ‘básico’ tiene costo de veinticinco mil dólares, el precio aumenta dependiendo del espacio, las características y el diseño del interior de las unidades. Los bunkers están equipados con máscaras, trajes especiales, agua, y alimentos.

Y los nostálgicos ven que los bunkers reflejan el nivel económico de sus futuros inquilinos, también ahí se ve la clase del propietario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba