Sólo para nostálgicos

Medallistas olímpicos mexicanos

La participación de los atletas mexicanos en los Juegos Olímpicos inició en París en 1900, con un equipo de tres hombres que compitieron en Polo.

Como consecuencia del movimiento revolucionario, la delegación mexicana no asistió a Juegos Olímpicos sino hasta 1924 que se llevaron a cabo en Paris.

En las veintitrés ediciones olímpicas en las que los deportistas mexicanos han participado se han obtenido 73 medallas, de ellas 13 son de oro.

En los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín en 1936, el presidente Lázaro Cárdenas envió al joven militar de 23 años de edad, Humberto Mariles, a competir con el equipo ecuestre.

Las justas olímpicas de 1940 y 1944 se suspendieron por la Segunda Guerra Mundial; se reanudaron en 1948, siendo sede la ciudad de Londres.

Para entonces, Humberto Mariles tenía experiencia en equitación y confianza en su caballo alazán tostado que tenía una perforación en la oreja izquierda, lo que le valió el mote de ‘Arete’, pero tenía un padecimiento genético en el ojo izquierdo, lo que lo convertía en tuerto.

Mariles estaba obsesionado en participar en el equipo ecuestre con su caballo ‘Arete’ que montaba desde hacía doce años. Como parte del programa se tenía prevista una gira por Europa en febrero, pasajes, hospedaje, todo estaba listo, los Juegos Olímpicos iniciarían el 29 de julio. Mariles recibió la orden de acudir a una entrevista con el presidente Miguel Alemán, quien de forma tajante le informó que se cancelaba la gira y la participación de equipo ecuestre ya que un caballo tuerto no era ninguna garantía para hacer un papel decoroso y menos de obtener triunfos.

Mariles trató de responder, pero el presidente fue tajante con la frase “es todo, puede retirarse”.

De cualquier manera, Mariles y su equipo participaron en una exhibición en Canadá que fue exitosa. De ahí partió a Roma con la intención de dirigirse a Londres.

Ya en Roma, el embajador de México, Antonio Armendáriz, le informó que había una orden de aprehensión en su contra por insubordinación a la autoridad y desertor del Ejército, por lo que lo conminó a que regresara a México de inmediato, Mariles le contestó: “correcto, mañana hablamos”.

Al día siguiente, Mariles y su equipo participaban en el Concurso hípico internacional que duró cuatro días y obtuvieron triunfos que le valieron ser recibidos por el papa Pío XII.

El equipo ecuestre obtuvo tres medallas en los Juegos Olímpicos de Londres: dos de oro, una en salto individual y en salto por equipos, y bronce en la prueba de tres días.

Y en clavados destacó Joaquín Capilla, quien obtuvo medalla de bronce en la plataforma de diez metros.

En los Juegos Olímpicos celebrados en Helsinki en 1952, Capilla hizo la hazaña al ganar medalla de plata en trampolín de tres metros.

En los Juegos Olímpicos en 1956 celebrados en Melbourne, Capilla se colgó la medalla de bronce en trampolín de tres metros.

Los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984 fueron escenario para que dos deportistas mexicanos brillaran: Raúl González, que obtuvo dos medallas en caminata, la de oro en 50 kilómetros y la de plata en los 20 kilómetros; y Ernesto Canto, que obtuvo medalla de oro en marcha de 20 kilómetros.

Los deportistas mexicanos se lucieron en los Juegos Olímpicos de 1968, celebrados en nuestro país. Se obtuvieron nueve medallas, tres de oro, tres de plata y tres de bronce.

Las de oro las ganaron Ricardo Delgado y Antonio Roldán en boxeo y en natación Felipe Muñoz; las de plata José Pedraza en atletismo, Pilar Roldón en esgrima y Álvaro Gaxiola en plataforma de diez metros; las de bronce Agustín Zaragoza en boxeo, Joaquín Rocha en boxeo y en natación Ma. Teresa Ramírez.

Y los nostálgicos al ver el cuadro de medallistas olímpicos ven que hay talento deportivo, pero hace falta más apoyo y menos grilla.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba