Sólo para nostálgicos

Saqueos culturales

A lo largo de la historia de la humanidad existen innumerables saqueos y destrucción del patrimonio cultural de pueblos invadidos y anexados; muchas de esas piezas se encuentran en museos, colecciones privadas o en sótanos que únicamente disfruta el poseedor que de forma ilegítima las obtuvo.

En 1886 llegó al puerto de Saint-Nazaire, Francia, una escultura monumental de piedra, que pertenece al arte prehispánico del sur del área maya. Procedente de la finca Concepción Escuintla, Guatemala, la escultura fue transportada por tren hasta el castillo de Baye, a 120 km de París, cerca de la ciudad de Épernay. La escultura tiene el nombre de ‘El barrigón’, pieza tallada en una roca de canto rodado, modificada para representar una figura humana. La escultura pertenece al género que actualmente se conoce como ‘barrigón’, ampliamente diseminado en la costa sur y el Altiplano central de Guatemala. Como otras de este género, se caracteriza por su aspecto rollizo. Pesa mil 371 kilos, mide 110 cm de alto y 112 cm de diámetro, y representa un personaje de cuerpo entero, sentado, con las piernas apenas esbozadas.

En 1860, trabajadores que limpiaban el campo para sembrar café descubrieron la pieza y la notificaron al propietario de la finca, el barón Oscar du Teil, quien la envió a Francia.

Actualmente, hay dos barrigones en el área de la antigua casa patronal de la finca Concepción.

Uno de los episodios de robo de arte fue durante la Segunda Guerra Mundial. Conforme el ejército nazi invadía territorios europeos, los soldados saqueaban casas particulares, museos, oficinas gubernamentales y los objetos de arte eran enviados a Alemania. Muchos de ellos quedaron en manos de oficiales.

La ocupación de Austria, Holanda, Polonia y Francia puso a los nazis ante un vasto patrimonio artístico invaluable. En junio de 1944, existía una lista realizada por conocedores de arte alemanes que sabían dónde se encontraban; para 1944, cuando el ejército alemán se retiró de Francia, se habían llevado miles de obras de arte, muebles, libros, manuscritos, etc.

Entre 1943 y 1945, las minas de sal en Altaussee sirvieron como enorme depósito de arte robado por los nazis. Contenía colecciones austriacas, y en agosto de 1943, se agregaron los tesoros artísticos de las iglesias, monasterios y museos austriacos.

El contenido del depósito incluía:

Tesoros de propiedad belga como ‘La Madonna de Brujas’ de Miguel Ángel, robada de la Iglesia de Nuestra Señora en Brujas, y El retablo de Gante de Jan van Eyck, robado de la catedral de San Bavón en Gante.

El astrónomo y El arte de la pintura de Johannes Vermeer, y pinturas del Museo Capodimonte en Nápoles, Italia, robadas por la División de Tanques en Monte Cassino, Italia.

El destino final de las obras de arte robadas era el museo en la ciudad austriaca de Linz, un complejo cultural con teatros y academias que no fue construido.

Gran parte de las obras robadas han sido restituidas a los descendientes, a las instituciones y museos; otras se perdieron, se destruyeron o fueron vendidas en el mercado negro.

También hay robos en museos. En la madrugada del 25 de diciembre de 1985, el Museo de Antropología e Historia fue visitado por ladrones, quienes aprovecharon que los guardias de seguridad festejaban la Navidad y olvidaron sus rondines.

Fue a la mañana siguiente cuando un par de hombres saltaron la cerca de dos metros y cruzaron el jardín hacia una escalera que los llevó al sótano.

A las 8 de la mañana del 26 de diciembre, las autoridades se dieron cuenta del robo en las salas Maya, Mexica y Monte Albán. Se llevaron 140 piezas de oro, jade, obsidiana, turquesa, concha y cascabeles.

El robo fue realizado por dos jóvenes, estudiantes de veterinaria, quienes fueron capturados el 10 de junio de 1989. La detención fue gracias a un informe de un delincuente que entabló amistad con uno de los ladrones; las piezas fueron recuperadas en su totalidad.

Y los nostálgicos ven que las obras de arte son un preciado botín para coleccionistas que no dudan en obtenerlas a cualquier precio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba