Opinión

Comentarios

Perspectiva 2012

Por: Sergio Centeno García

1) El comal le dijo a la olla

En la toma de protesta de Roberto Loyola Vera como presidente municipal de Querétaro, el regidor panista Armando Rivera sacó sus resentimientos y acusó a los priistas de lo que ya todo mundo sabemos que hicieron: compra de votos, acarreos y demás linduras propias de nuestra “democracia a la mexicana”, todo real y verdadero, pero…

El problema es que lo diga un panista, pues ya como gobernantes resultaron poquito peores que los priistas. Y luego, una joven regidora priista “le calló la boca”, haciendo una serie de argumentaciones falaces que ni ella se las cree. Imagínense, ¿a quién se le ocurre decir que el IEQ (¿O IFE?), es un organismo ciudadano o que las elecciones las organizan los ciudadanos? Los que estudian leyes tienen como estrategia vital la falacia. ¡Por favor!

 

2) Sigan votando por esos cab…

Con la aprobación de la reforma laboral enviada al Congreso de la Unión por el nefasto FECAL, una vez más se comprueba que mientras los electores mexicanos no se eduquen, se informen y se instruyan, seguirán votando por sus verdugos. Con esta reforma se cumplen los sueños de los porfiristas más nostálgicos, de los ultraderechistas más recalcitrantes y de los empresarios más rapaces. ¿Quiénes la aprobaron? Los de siempre: PAN, PRI, PVEM y Panal. Yo me siento libre de culpa, no voté por esos tipos.

 

3) Cero y van dos

Por ahí leí que en estos días en una Universidad de Veracruz, cuando distinguieron a una “periodista” con un doctorado “honoris causa” por sus grandes aportaciones a la investigación, a las ciencias, a la academia y al conocimiento universal, algunas personas, seguramente indignados ante semejante desfachatez, le arrojaron unos huevos. Y la verdad no estoy de acuerdo con eso, no se vale aventarle huevos a los que se mofan del país, sobre todo en estos tiempos cuando gracias a los gobiernos del cambio (panistas), quienes no sólo han hecho del país un escenario de guerra que ha dejado casi cien mil muertos, sino que han logrado que hasta el huevo sea carísimo, “no se vale” dije y no estoy de acuerdo, en que le hayan aventado huevos, están muy caros y fue un desperdicio, por lo menos le hubiesen aventado jitomates podridos o zapatos viejos, que se pueden recoger en la basura y no implicaban un gasto adicional.

Con ésta ya van dos los “periodistas” que son confrontados pacíficamente por las masas críticas, la vez anterior le tocó a un tipo llamado Carlos Marín, quien a unas horas de la elección presidencial salió a provocar con su nefasta presencia a quienes apoyaban una opción distinta. Y yo pienso que en la medida que las provocaciones vayan subiendo de nivel, que la burla en contra de la inteligencia sea cada vez más descarada, el rechazo y su manifestación también aumentarán su respuesta, y no sería raro que pudieran llegar hasta a la agresión física, pero es que como reza la expresión popular “El pueblo se cansa de tanta transa”, y yo le añadiría que el pueblo ya se está cansando de tanta burla. Síganle, síganle, van muy bien, dice mi papá, sigan con sus provocaciones y van a encontrar lo que se merecen, la gente ya no está para soportar tantas cochinadas.

4) ¡Morena va!

Si el señor Andrés Manuel López Obrador y su equipo decidieran junto con todo el conglomerado social que conforma el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que éste se convierta en un partido político, yo como ciudadano crítico me sumaría, pero… No tan fácil, porque… Si resultara que van a poner como líderes de ese proyecto, por ejemplo en Querétaro, a los que siempre han tenido los partidos de izquierda como negocio o a sus parientes, o a profesores universitarios que ya han sido directores o diputados, o secretarios generales de sindicatos, o al que según esto representa a Morena aquí en Querétaro, no pues ni le entro ni los apoyo, porque sería lo mismo de siempre o peor. Pienso.

sergiocenteno05@live.com

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba