Opinión

De lo que uno se entera

Punto y seguido

Por: Ricardo Rivón Lazcano

 

Al principio, la gente fueron dos.

Antonio Mingote

El sueño de una célula es convertirse en dos células.

F. Jacob (Premio Nobel de Biología)

 

Se atribuye a Plutarco el aforismo “El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”; mucho antes Aristófanes había dicho “Educar a los hombres no es como llenar un vaso, es como encender un fuego”; “Educar no es llenar una vasija vacía sino encender una luz”, dijo el filósofo Leonardo Boff; Jorge Wagensberg lo expresa así: “Educar no es llenar sino encender”.

Uno

Una de las frases más citadas en el argot político mexicano es la atribuida a don Jesús Reyes Heroles: “En política, la forma es fondo”. El 8 de septiembre pasado, Raymundo Riva Palacio le dio un rasponcito al maestro en una de sus columnas aclarando “en negritas” que Nietzsche dixit, no Reyes Heroles, la famosa frase.

Una semana después, Riva Palacio escribe una posdata en su columna del día 15: Un lector ilustrado, envió un cálido pero importantísimo mensaje al autor de esta columna, a propósito de la colaboración anterior donde se mencionaba a Friedrich Nietzsche, y no a don Jesús Reyes Heroles, como el autor original de la frase “la forma es fondo”. El lector, Arturo Avecia Solano, recuerda para conocimiento de todos que esa frase es el oráculo 14 del libro cumbre de Baltasar Gracián y Morales, Oráculo manual y arte de prudencia, escrito un siglo antes que la obra referida de Nietzsche.”

Éste es el aforismo de Gracián:

“14. La realidad y el modo. No basta la sustancia, requiérese también la circunstancia. Todo lo gasta un mal modo, hasta la justicia y razón. El bueno todo lo suple: dora el no, endulza la verdad y afeita la misma vejez. Tiene gran parte en las cosas el cómo, y es tahúr de los gustos el modillo. Un bel portarse es la gala del vivir, desempeña singularmente todo buen término.”

Leo y releo y nada hay que me convenza de que Reyes Heroles haya dicho lo que Gracián o Nietzsche. De este filósofo lo más cercano que encontré fue su reflexión sobre el origen de la moral, en la que, remontándose a los principios mismos del hombre a comienzos de su prehistoria, analiza el surgimiento de la ética en aquel ser más animal que humano y las formas evolutivas, decadentes en que ha devenido aquella moral. Moral bien expresada por Maquiavelo.

Dos

Escribe Álvaro de la Paz Franco, capturando los significados de su entorno, las personas que observa, incongruencias propias y ajenas, los prejuicios, su ego, su autocomplacencia suicida: “A veces la ortografía, a veces la música, a veces la cultura en general o mis deseos tan ambiciosos. Y muchas veces pierdo esa creencia y la sustituyo por esto: Soy nada. Soy ceguera, soy uno de tantos. Soy lo único irrelevante que se siente único. Soy sólo miedo y deseo. Soy fuerzas invisibles que me traspasan. Soy una cosa. Pudriéndose. Soy falsas esperanzas. Soy sólo otro imbécil.

Soy parte de este mundo. Soy sólo dolor y falso dolor. Soy sólo alegría y falsa alegría. Soy una balsa a la deriva, buscando lo inencontrable. Soy el que no quiere ser y sin embargo es. Soy el que quiere ser y cree ser, pero no es. Soy lo efímero, lo relativo y temeroso, me muevo sin saber, igual que todos, lo incierto me alimenta porque lo cierto me acongoja. Soy parte de muchos sistemas que me dan asco, pero al menos lo sé, y es lo único que me queda… creer que sé que soy el único que sabe que no es el único”.

Tres

Sin interacciones humanas no hay sociedad, de ahí el tema esencial de la sociología: la interacción. José Antonio Marina nos ofrece un brevísimo tratado de la interacción: a) Los seres humanos viven en la misma realidad, pero en mundos distintos, formados con los significados que dan a las cosas. Aunque estemos detenidos en el mismo semáforo, el mundo de un fanático etarra y el mío son diferentes; b) Los seres humanos actúan a partir de los significados que las cosas tienen para ellos; c) Una parte importante de esos significados se aprenden en la interacción social; d) Los significados pueden cambiarse reflexivamente o en interacción con los otros y, e) Los sujetos influyen en la formación de los significados compartidos y son influidos por ellos.

Con todo lo anterior, un ejemplo: para justificar una actitud represiva se habla de “mano de hierro en guante de seda” o, una conducta facciosa suele disfrazarse de ejercicio libre y democrático siempre y cuando se cumpla con la cínica sentencia del señor de las moras Gonzalo N. Santos: ¡Dele forma, Licenciado!

rivonrl@gmail.com

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba