Opinión

Declina su estrella

Por Salvador Rangel

En la vida todo tiene principio y fin, que puede ser traumático, terso o concertado, y la política no es ajena a esto. Liderazgos que nacieron con beneplácito y finales obligados por circunstancias y conveniencias.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) es una organización que aglutina a intendentes, secretarias, docentes, etcétera, que prestan sus servicios a la Secretaria de Educación Pública (SEP), por lo que la fuerza política y económica del SNTE nunca ha estado fuera del control gubernamental y del partido oficial.

 

La organización ha tenido líderes morales que han recibido la anuencia del gobierno al que le han servido para mantener en calma a los miembros del sindicato. Y en la historia del sindicalismo magisterial, Jesús Robles Martínez era quien decidía las elecciones magisteriales a nivel nacional y seccional, después Carlos Jonguitud Barrios, que en el gobierno de Luis Echeverría Álvarez ocupó el puesto de líder moral con su movimiento Vanguardia Revolucionaria; pero nada es eterno y Carlos Salinas de Gortari, el que ganó unas cuestionadas elecciones presidenciales, requería de apoyo político y removió a Jonguitud para entronizar a Elba Esther Gordillo, quien fuera pupila de Jonguitud. Para que la cuña apriete debe ser del mismo palo.

Y como Elba Esther quería mantenerse dentro del mando sindical modificó los estatutos del SNTE y creó una nueva figura de mando sindical que permite que siga en el cargo hasta que la muerte la separe de él o el gobierno en turno concerte su salida.

El SNTE siempre había estado con el Partido Revolucionario Institucional, infinidad de líderes sindicales tenían sin cuestionamiento una diputación postulada por el PRI a nivel federal, diputados, senadores y gobernadores. El profesor Enrique Olivares Santana fue secretario de Gobernación y gobernador de Aguascalientes, Carlos Jonguitud Barrios, fue senador, gobernador de San Luis Potosí y director del ISSSTE.

Pero Elba Esther entró en conflicto con el PRI durante la gestión de Roberto Madrazo Pintado, a tal grado que salió del partido y decidió fundar el suyo, Nueva Alianza, con el que ha hecho alianzas con casi todos los partidos, hasta con el PRD.

Se calcula que el padrón del Partido Nueva Alianza (Panal) es de 230 mil afiliados, en su mayoría maestros. En las elecciones municipales, estatales y federales cuenta con un verdadero ejército para promover el voto, maestros comisionados en el SNTE que se desplazan a cualquier parte del país. Los comisionados trabajan para el SNTE y su sueldo es pagado por la SEP; no pierden antigüedad ni escalafón.

La fuerza del SNTE ha permitido que la líder moral pueda establecer negociaciones que le han dejado buenos dividendos políticos, en su día la jefatura del ISSSTE, la Lotería Nacional, su yerno Fernando González, fue subsecretario de Educación Básica en la SEP, pero “renunció” para buscar un puesto de elección popular.

Pero no todo es eterno, la estrella declina y después de haber anunciado con bombo y platillo alianza del Panal con el PRI, en la época de Humberto Moreira, al llegar Pedro Joaquín Coldwell disolvieron ese matrimonio y el Panal se quedó solo, por lo que debió nombrar precandidato a un externo, es decir, a un no militante del Panal, Gabriel Quadri, que en las encuestas que más le favorecen aparece con el uno por ciento de intención del voto.

Y por si fuera poco, no es casual, la aparición de un documental, De panzazo, que presenta a la señora Gordillo como responsable del fracaso educativo del país.

La disidencia magisterial crece y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) cada día mantiene más control en el gremio.

No es difícil que a nivel estatal el Panal lleve a cabo alianzas con algún partido, pero el descrédito de la señora Gordillo la convierte más en pesado fardo que los votos que pueda aportar.

La ventaja que representa una alianza con el Panal es que tiene a su disposición 230 millones de pesos para elecciones federales y un buen número de maestros promotores por la causa y la estructura sindical.

Ahora el Panal no tiene alianzas, lo que hace peligrar su registro, tal vez a nivel nacional o en algunos estados. La líder moral está en conflicto con la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, desde que fue secretaria de Educación Pública, con el PRI y enfrenta un cuestionamiento al interior del sindicato, tal vez sea obligada a nombrar un sucesor, claro, con poder restringido.

Y los nostálgicos consideran que el Panal y su líder moral, ni de panzazo aprobarán las elecciones del 1° de julio.

rangel_salvador@hotmail.com

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba