Opinión

Demasiados tiros errados

ENTRE PERROS Y BARRILES

Por: Jorge Antonio Torres Anaya

¿Cuál es el siguiente paso? Parece ser que las movilizaciones a las cuales llaman las distintas organizaciones sociales son todo menos eso. El estatismo de las personas frente a la necesaria efervescencia postelectoral preocupa a tal grado que parecería que se acepta este nuevo fraude perpetrado por las altas esferas de los poderes económico y mediático (si es que en el fondo no son lo mismo).

¿Cuál es la clave de la falta de acción política? Ante la respuesta de parte de diversos sectores de la sociedad, desde los estudiantes universitarios hasta los electricistas aguerridos pasando por los maestros en lucha, parece ser que la falta de cohesión en un único discurso hace de toda acción aislada un mero evento sin gran trascendencia. Se pensaría que se necesita una reacción unidireccional e impactante ante lo que parece ser la evidente inutilidad de la pluralidad de voces discordantes. La mejor oposición posible sería el establecimiento de un ritmo y una fuerza con la cual dirigirnos a la meta deseada, confrontando a estos poderes que se han definido por satisfacer sus distintas ambiciones colocando a un títere en las boletas y posteriormente en el horizonte de la posibilidad de la silla presidencial.

Alguna vez me sentí impactado por cierta aseveración de parte de un personaje ficticio de la novela escrita por el Subcomandante Insurgente Marcos y Paco Ignacio Taibo II, Muertos incómodos. Se establecía la ficticia conformación de una Internacional Capitalista donde los poderosos habían conjurado para lograr unir fuerzas para lograr un bien en común. En dicho caso, apoderarse del mundo, de sus recursos diversos para contar con el poder para realizar sus perversos deseos. Hoy, siendo agosto del 2012, dicha idea no me parece tan ficticia, especialmente sabiendo que en nuestro intento por juntar esfuerzos sólo dividimos.

Si a mí me preguntan, creo que por más que usemos la imagen de David frente a Goliath para alentar nuestra lucha, vamos errando el camino. Se necesita anteponer a un gigante frente a otro, pues hoy no creo que tengamos tanto tino como para pegarle con una sola piedra a la cabeza y así obtener la victoria. No hemos demostrado tal destreza. Bajo el supuesto de juntar fuerzas pensamos más en resistir que en ganar, cuando lo que nos estamos jugando es un futuro que se va construyendo con el esfuerzo presente.

Se tiene que dejar de hacer circo en las plazas, dejar a un lado el llamado a la población buscando su atención ante lo novedoso y lo pelicular de los actos. No demerito la actividad de los artistas y los jóvenes entusiastas que ven en la expresión de la calle la vía para informar, pero creo que si no se acompaña de una acción política planeada, con miras a impactar verdaderamente en la vida de la nación, no pasaremos de ser un momento anecdótico en la historia de México. Desgraciadamente todavía no veo la llamada “Primavera Mexicana” de la que muchos hablan. Porque la primavera es acción, no sólo colores.

Además opino que se debe de respetar la libertad de expresión en los medios de comunicación, legislarse adecuadamente sobre los derechos indígenas, evitar que los grandes capitales se involucren en nuestras elecciones y dejar de disfrazar el fraude electoral desde los medios.

@Der_k_Maulwurf

antoniotorresanaya@gmail.com

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba