Opinión

Día ochenta y seis

Bitácora de viaje (De estudios Socioterritoriales)

Por: Manuel Basaldúa Hernández

Las carreteras en México son fragmentos de reflejos de las zonas por donde uno transita. Por eso en ocasiones uno se encuentra con asfaltos rugosos, en otras partes el asfalto es carcomido por el sol. Las hay con una ancha extensión de su acotamiento, aunque otras de plano lucen un filito donde termina la raya divisoria entre el chapopote y el tepetate.

No hay un patrón de construcción de carreteras en México. Y si existe, deberá estar guardado muy bien en algún cajón burocrático. Los caminos vecinales son los vasos comunicantes de la población. Siempre habrá un tramo salvador por donde se evada la serpiente negra, o al menos por donde se transite como alternativa.

La construcción de una carretera también muestra la forma de administración de los recursos naturales y la manera de actuar de la administración política. En ocasiones interviene el gobierno federal, pero es para incrementar lo que se ha invertido. En resumen, tenemos un amplio mosaico de muestra de carreteras como vías de comunicación terrestre.

En el mes de diciembre, de regreso de mi viaje por el noreste del país, tomé la decisión de transitar por la nueva carretera de cuota que existe entre la ciudad portuaria de Mazatlán, Sinaloa y la ciudad de Durango, capital de ese estado. Me parece que coincide lo que se publicita a través del Gobierno Federal con la obra de infraestructura existente. Es una carretera nueva, pero cuenta con un largo puente, con una altura considerable que lo hace único en su especie en América Latina. Además, está compuesta por sesenta túneles de distintas longitudes y un número similar de puentes.

El paisaje natural le imprime una visión de belleza particular. El fragmento de la Sierra Madre Occidental que atraviesa esa región, compuesta por bosques de coníferas, de una altitud considerable, ofrece un paisaje particular. En tan sólo unos kilómetros uno asciende del nivel del mar a las montañas que la sierra dura tiene. Parte de una reserva natural protegida que ofrece una gran cantidad de recursos maderables. Fuente importante de recursos que se explotan y que dan muchos empleos a los pobladores duranguenses.

La combinación de esa línea asfaltada levantada en lo alto, se combina con la altura y la niebla de la región. Los puentes alargados tienen una iluminación adecuada, así como unos grandes ventanales que exhiben el fino trabajo de arquitectura y magistral ingeniería mexicana. El puente nombrado como «El Baluarte» es también una joya de arquitectura, un largo puente sostenido por cables y concreto, es largo y de buen diseño. En las temporadas de frío se cubre de niebla y le da un toque de contraste y rara belleza que conjuga, como habíamos señalado, naturaleza y obra humana.

Desde luego que esta vía de comunicación apenas tiene pocos días de inaugurada y ya ha sorteado varios retos. Uno de ellos es la sospecha, como lo denuncio la Revista Proceso, de que es dominada por grupos del crimen organizado, especialmente los narcotraficantes que han visto aprovechado ese tramo que ahora cubre su triángulo dorado. La sierra duranguense es parte del cultivo y trasiego de estupefacientes. Otro de los retos son los ajustes en su ingeniería, porque los derrumbes en los grandes tramos han dado lugar a accidentes y a pérdidas importantes en su inversión. Aunque une dos importantes ciudades como Durango y Mazatlán, la carga vehicular no es tan intensa como para poder obtener la inversión aplicada en corto tiempo.

Con esta carretera, vemos que se abre una buena inversión y comunicación ente la parte norte del país, pero también vemos la apertura de grandes leyendas generadas por la brava sociedad norteña de México. Los estudios de transporte en México tienen grandes retos para ofrecer a los que diseñarán políticas de comunicación terrestre. Hay que revisar la literatura en otros países, tanto latinoamericanos como europeos, sobre estas experiencias.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba