Opinión

Día trece

Por Manuel Basaldúa Hernández

La ciudad necesita existir entre la funcionalidad y la belleza arquitectónica. Muchas veces la topografía determina su trazo, sus figuras e incluso la arquitectura. Los habitantes de los centros urbanos buscan un espacio que sea funcional dentro de esos vericuetos o planicies terrenales. Y en esa búsqueda de la armonía se encuentran varios retos que hay que resolver tanto en el papel como en la vida cotidiana, en el diseño como en la práctica, en el imaginario colectivo como en la aplicación de las políticas públicas.

Sin embargo, en esa búsqueda los conflictos aparecen como la parte no acabada de la acción gubernamental, que está en constante movimiento, y que es activada por la ciudadanía.

Estas contradicciones están contenidas actualmente en un lugar que recién se inauguró y que se ha entregado a la población, pero lejos de haber solucionado totalmente los problemas de una vía de comunicación, éstos se han multiplicado.

La avenida Universidad, situada en la parte norte del casco del Centro Histórico recientemente fue remozada por la administración municipal y parte de la administración del Gobierno del Estado. El diseño arquitectónico y estético fue un éxito, dado que se ganaron espacios, se recuperaron lugares para la convivencia familiar, y que los vecinos hagan deporte. Sin embargo, otros problemas aparecieron, y éstos no estaban contemplados, como sucede en toda obra de infraestructura.

Dentro de estos aspectos problemáticos, entre otros, ha sido la construcción de una ciclovía. Esta ciclovía ha sido parte de la presión ciudadana que exige espacios para la utilización de un medio de transporte ecológico y alternativo en la utilización de recursos sustentables. La utilización de la bicicleta, poco a poco ha ido ganando terreno gracias a la agrupación “Saca la Bici”, que, dicho sea de paso, cumple ya con tres años de existencia y de actividad en nuestra entidad con mucho éxito, ya que en sus paseos semanales ha llegado a convocar a cerca de tres mil ciclistas que salen los miércoles en la noche a efectuar sus recorridos. Una de estas influencias entonces ha sido la construcción de la ciclovía citada, pero para muchos comerciantes, la construcción de dicho espacio les ha traído como consecuencia, ha decir de algunos de ellos, una fuerte caída en las ventas en sus negocios. La ciclovía fue construida en el lado sur de esta avenida, entre el arroyo de la calle y la banqueta que inicia desde la calle de Corregidora hacia el poniente, llegando hasta avenida circunvalación. Esto impide que los autos se estacionen frente a estos lugares comerciales, o que los autobuses no tengan un lugar amplio para el ascenso y descenso del pasaje.

Los comerciantes ahora se han convertido en un grupo de manifestantes inconformes que solicitan y presionan a las autoridades para que rectifiquen sobre esta ordenación del espacio en esa avenida. Y aunque son escuchados por las autoridades correspondientes, éstas no ven como resolver de manera inmediata este problema. Esto hace ver que la ciudad es un espacio de consenso y tolerancia. Y que las consecuencias de las obras de infraestructura siguen dando resultados no esperados en la obra pública.

Esta reconstrucción y remozamiento de una avenida ha resultado un importante caso de estudio. Y quienes pueden aportar demasiado son los socioterritorialistas, tanto a nivel teórico como en la construcción de alternativas y opiniones sobre aspectos de esta naturaleza. El caso de la avenida Universidad puede convertirse en un tipo de problema que se puede replicar en otras modificaciones dentro de la ciudad, y se requiere de brindar soluciones físicas y sociales dentro de estas obras. Aquí vemos que las mejores intenciones de la agrupación “Saca la Bici” y el avance exitoso de su proyecto, el impulso económico que le quieren inyectar varios empresarios a esa avenida, la mejor disposición de los usuarios de esa vía y los deseos de atender y ofrecer buenos proyectos de los gobernantes, no son suficientes por sí solos. Habrá que realizar una mirada a experiencias de esta naturaleza y efectuar un estudio comparativo, pero sobre todo encontrar el consenso del uso y apropiación del territorio.

twitter@manuelbasaldua

 

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba