Opinión

DIALOGO ATERCIOPELADO ENTRE LOS UNIVERSITARIOS Y PANCHO DOMÍNGUEZ.

Reinstalación de los maestros Sergio Jerónimo, Rosa María y demás profesores cesados.

Por: Francisco Ríos Ágreda

PARA DESTACAR: Se destacó la exigencia universitaria de que se norme el apoyo financiero del gobierno estatal a la Universidad, de manera que no dependa de criterios discrecionales del Gobernador o del Congreso. Por lo demás resultó en un dialogo aterciopelado y políticamente correcto, quedando la autonomía un tanto marginal.

No hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla. Finalmente, el diálogo público entre el gobierno estatal encabezado por Francisco Domínguez Servién y los integrantes del Consejo Universitario de la UAQ tuvo lugar en el Auditorio Fernando Díaz Ramírez, sede de las sesiones del máximo órgano de gobierno de nuestra Alma Mater, el jueves 19 de mayo de 2016, justo a las doce del día.

La primera cuestión que sorprendió a los medios fue que después de los acontecimientos del 1 de Mayo, en que el Gobernador tuvo que abandonar el estrado ubicado frente al Jardín Zenea, ante el lanzamiento de gorras y playeras por parte de un grupo de personas que increparon al Gobernador, entre los cuales no estaba ninguno los que públicamente denunció Pancho Domínguez como reventadores y cuyas primeras víctimas de la criminalización de la protesta social han sido los profesores Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz y Rosa María Córdoba Rodríguez, integrantes del Movimiento Magisterial de Bases (MMBQ), quienes además de haber sido hostigados por agentes de seguridad, ya han sido cesados de sus fuentes de empleo.

Bien, pues el arribo del Gobernador a la UAQ, fue muy tranquilo y pacífico, entre mantas de los académicos jubilados y pensionados del SUPAUAQ y del STEUAQ, en las que manifestaban sus demandas, en una de las cuales literalmente se leía: “Señor Gobernador los jubilados y pensionados de la UAQ confiamos en la imparcialidad de la administración de justicia laboral  y la pronta resolución de nuestras causas legales en contra del criterio unilateral de complementariedad que la rectoría aplica.” Pancho Domínguez, antes de encontrarse con Gilberto Herrera, rector de la UAQ, se paró a escuchar estas exigencias y a saludar de mano a los jubilados y pensionados de ambos sindicatos universitarios. Luego, Gobernador y Rector se saludaron e ingresaron juntos al recinto universitario. En ese inter, Eduardo Sánchez Vélez, profesor universitario jubilado, sufrió una caída por desvanecimiento en la puerta del Auditorio, justo cuando ingresaban el Gobernador y el rector. El maestro José Luis Mendoza Cedillo, Delegado de los maestros jubilados y pensionados del SUPAUAQ, rápidamente se movilizó y el personal de seguridad de la UAQ llamó a los paramédicos, quienes con prontitud atendieron al exsecretario general del SUPAUAQ, le tomaron sus signos vitales y lo asistieron hasta que se repuso.

Una vez instalados, dio inicio la sesión extraordinaria del Consejo Universitario, dando la bienvenida al Gobernador, y al secretario de Educación, por parte de  Gilberto Herrera, en su calidad de Presidente del mismo. Posteriormente el Rector presentó un resumen de los logros de la UAQ en el campo de la medicina, de la ingeniería, de las ciencias sociales y las humanidades, además del crecimiento y consolidación de la UAQ, lamentando que por falta de presupuesto se queden sin ingresar a los estudios universitarios la mayoría de los aspirantes, entre otros logros en investigación y posgrado, formación de profesores y difusión de la cultura. En ese tenor, el rector le pidió al Gobernador que hubiera congruencia con ese esfuerzo universitario y se incrementara el presupuesto. El Gobernador, por su parte, habló de su trayectoria en la UAQ, como representante estudiantil en la Facultad de Medicina Veterinaria y de las gestiones que como senador hizo en favor de la UAQ, como la liquidación de la deuda de 300 millones de pesos con el IMSS, además de sus apoyos a la Escuela de Bachilleres y de su mediación para conseguir terrenos y recursos adicionales a la UAQ. Presentó tablas de cuentas alegres del incremento del apoyo del gobierno a la UAQ, para llegar según sus datos hasta el 11 por ciento en el 2016, por lo que quería ser recordado como el Gobernador que más presupuesto ha dado a la Universidad. Entre los consejeros universitarios que hablaron, directores de facultades y representantes estudiantiles, destacó la exigencia universitaria de que se norme el apoyo financiero del gobierno estatal a la Universidad, de manera que no dependa de criterios discrecionales del Gobernador, del Congreso, o de las filias y fobias de los funcionarios. En esta propuesta coincidieron las comunidades de la las facultades de Ciencias Políticas y de Filosofía. Por lo demás resultó en un dialogo aterciopelado y políticamente correcto, quedando la autonomía un tanto marginal. La sociedad y la UAQ tenemos más de cinco años para confirmar los indicios de acercamiento y apoyo gubernamental a la UAQ. Esperamos que se haga realidad para beneficio de la comunidad queretana.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba