Opinión

Don Quijote, la mente y la mafia

Por:Ricardo Rivón Lazcano

De los varios libros que me regalaron este fin de año voy a comentar tres.

1. La banda de los Sacco es la novela más reciente de Andrea Camilleri, escritor italiano con 90 años a cuestas. Dice Camilleri que la historia que cuenta es absolutamente auténtica, y fue gracias a Giovanni Sacco, uno de los seis hijos de Girolamo, quien lo invitó a contar las vicisitudes de su familia proporcionándole documentos oficiales, escritos y también actas del proceso.

Camilleri intenta contar -dice-, cómo la mafia no solo mata, sino que, allí donde el Estado está ausente, también condiciona y trastorna irreparablemente la vida de las personas.

Está por demás buscar paralelismos con la situación actual mexicana. Es una investigación, una novela y un reflejo de todo y en todas partes. Una sociedad corrupta y sin escrúpulos, en donde gana y detenta el poder el más fuerte (la violencia su sino), un séquito de beneficiados y férreos defensores (niveles de sicariato) y el silencio como pegamento de convivencia entre el Estado, la mafia y la población.

En contraportada: Raffadali, Sicilia, años veinte. Los hermanos Sacco son hombres libres, de ideas socialistas; son hombres hechos a sí mismos a quienes su padre Luigi inculcó la cultura del trabajo y el respeto a los demás. La vida cambia de repente cuando, una mañana, el mayor de ellos recibe una carta anónima, luego otra, y luego sufre un intento de robo. Luigi Sacco lo denuncia a los Carabinieri, pero éstos se encuentran totalmente desorientados: nadie antes se ha atrevido a denunciar a la Mafia. A los Sacco no les queda más remedio que defenderse ellos mismos de la mafia y de la policía, de sus paisanos cómplices de los traidores y de las autoridades. (Editorial Planeta. 189 pp.)

2. Michio Kaku, el científico divulgador de rasgos orientales y cabellera desordenada, escribe El futuro de nuestra mente. Los dos mayores misterios de la naturaleza son la mente y el universo, afirma el autor. No deberíamos perder de vista, desde la diletancia aunque fuera, estos conocimientos que perfilan futuros más probables que los elucubrados desde nuestras, a veces, sofisticadas ingenuidades.

En contraportada: Por primera vez, gracias a escáneres de alta tecnología diseñados por físicos, se han desvelado secretos del cerebro, y lo que un día fuera territorio de la ciencia ficción, hoy es una asombrosa realidad. Grabación de recuerdos, telepatía, vídeos de nuestros sueños, control de la mente, avatares y telequinesia: todo esto no solo es posible, sino que ya existe.

El futuro de nuestra mente es el relato riguroso y fascinante de las investigaciones que se llevan a cabo en los laboratorios más importantes del mundo, todas basadas en los últimos avances en neurociencia y física. Algún día podríamos llegar a tener una “pastilla inteligente” que incrementara nuestro conocimiento; podríamos cargar nuestro cerebro en un ordenador, neurona a neurona; mandar nuestros pensamientos y nuestras emociones de un lugar a otro del mundo a través de una “internet de la mente”; controlar ordenadores y robots con el pensamiento; y tal vez rebasar los límites de la inmortalidad.

En esta extraordinaria exploración de las fronteras de la neurociencia, Michio Kaku ofrece una nueva perspectiva de las enfermedades mentales y la inteligencia artificial y presenta un nuevo modo de pensar en la mente. (Editorial Debate. 478 pp.)

3. Puesto en castellano actual íntegra y fielmente por Andrés Trapiello, está Don Quijote de la Mancha. Comenta Mario Vargas Llosa que la audaz empresa de Trapiello es obra del tesón y el amor, por la conocida devoción por el gran clásico de nuestra lengua. En la versión de Trapiello la obra de Cervantes se ha rejuvenecido y actualizado sin dejar de ser ella misma, poniéndose al alcance de muchos lectores a los que el esfuerzo de consultar las eruditas notas a pie de página o los vocabularios antiguos, disuadían (y disuaden) de leer la novela de Cervantes de principio a fin.

Dice Trapiello, que se tardó catorce años en pasar el Quijote de su castellano original al nuestro: Cuántos lectores habrán empezado su lectura una y mil veces, y para cuántos el mismo Quijote ha sido uno de esos molinos de viento cuyas aspas, cuyos hipérbatos, tiempos verbales y léxico arcaicos los descabalgaban en cuanto se les acercan, rematándolos luego con alevosía las cuchilladas de mil notas a veces enfadosas y poco claras.

 

 

 

{loadposition FBComm}

@rivonrl

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba