Opinión

El gasolinazo: ni la burla perdonan

Ángel Balderas Puga

PARA DESTACAR: Otra de las grandes mentiras del gobierno de Enrique Peña Nieto es que si no aumentaban el costo de los combustibles, habrían tenido que disminuir el gasto social. Ni la burla perdonan, pues el mismo día que los diputados aprobaron el gasolinazo, aprobaron recortar el gasto social en más de 106 mil millones de pesos.

Hemos venido demostrando que el aumento de dos pesos a los combustibles, anunciado a finales del año pasado, es totalmente injustificado y exagerado, pues el costo total de producción de un litro de gasolina, en el país, es de alrededor de 6.16 pesos.

Todo lo que hemos venido pagando sobre ese precio son impuestos como el IVA y el IEPS y los impuestos no visibles.

Nos aumentan el precio de la gasolina y el diésel en dos pesos el litro y ahora resulta que “baja” el precio de la gasolina de unos cuantos miserables centavos, algo totalmente irrelevante para el consumidor final. Las presiones de los transportistas para aumentar el precio de los pasajes en todo el país. Y el precio de todas las mercancías también aumentará como consecuencia del aumento de los dos pesos.

Otra de las grandes mentiras del gobierno de Enrique Peña Nieto, en su afán por justificar lo injustificable, es que si no aumentaban el costo de los combustibles, habrían tenido que disminuir el gasto social. Ni la burla perdonan, pues el mismo día que los diputados aprobaron el gasolinazo, el 20 de octubre del año pasado, aprobaron recortar el gasto social en más de 106 mil millones de pesos para este año 2017: 35 mil millones de pesos menos para educación pública, 14 mil millones menos para agricultura y ganadería, 20 mil millones menos para medio ambiente, 10 mil millones para salud, 10 mil millones menos para desarrollo agrario, 7 mil millones para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Ese recorte se da al mismo tiempo que el gobierno federal recibirá 131 mil millones de pesos adicionales por el gasolinazo. La suma del recorte con los ingresos adicionales es de 237 mil millones de pesos que habrá de más en las arcas del gobierno, quizás, pensando que 2018 es un año electoral muy importante pues habrá elecciones presidenciales y, quizás, querrán tener su guardadito para usarlo en el momento adecuado. Ya sabemos que en este país la compra de votos no es una práctica inusual.

La última tontería que salió a decir Peña Nieto es que se “había secado la gallina de los huevos de oro”, en referencia a la disminución de utilidades de Pemex en los últimos dos años. Peña Nieto debería pedir información a sus subordinados o leer reportes importantes de Pemex, pues según datos del año pasado, la balanza comercial de México en cuanto al comercio de combustibles ha sido positiva: en 2011 se obtuvieron 25 mil millones de dólares, en 2012 casi 21 mil millones, en 2013 20 mil millones, en 2014 fueron 13 mil millones, en 2015 quedó en 336 millones. El único año en el que ha sido desfavorable ha sido 2016, cuyo saldo fue negativo por mil 600 millones de dólares.

Estos datos demuestran que ha ingresado al país mucho más de lo que ha salido: 53 mil millones de dólares, más de un billón de pesos, gracias a que las exportaciones han superado a las importaciones.

Peña Nieto sólo se refirió al yacimiento de Cantarell, que llegó a ser el segundo yacimiento petrolero más grande del mundo. Lo que no dice Peña Nieto es fue responsabilidad del gobierno federal el que dicho yacimiento se haya agotado rápidamente, pues en lugar de hacerle caso a expertos mexicanos, siguieron los consejos de técnicos extranjeros para inyectar nitrógeno en el pozo con el fin de aumentar su productividad.

Es falso que se haya “secado la gallina de los huevos de oro”. Pemex sigue siendo una empresa con considerables ganancias antes de impuestos. Debemos recordar que Pemex ha llegado a tener ganancias antes de impuestos del orden de los 70 mil millones de dólares (en 2012), 55 mil millones de dólares (en 2011), 53 mil millones de dólares (en 2013) ¿quién no quisiera poseer una empresa así, con tal magnitud de ganancias?

Los rendimientos de Pemex antes de impuestos oscilan entre el 40 y el 55 por ciento. Es verdad que 2015 y 2016 fueron años malos por la disminución del precio de nuestro petróleo en el mercado internacional pero con un orden de ganancias del 40 por ciento eso implica ganancias antes de impuestos de unos 27 mil millones de dólares anuales, es decir casi 500 mil millones de pesos anuales.

El mismo Pemex señala en su último reporte disponible, de mayo de 2016, que sus beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones es del orden de 60 mil millones de dólare sanuales. Esta cantidad supera al mismo indicador de las principales 22 compañías privadas juntas que cotizan en el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, que es de 57 mil millones de dólares.

Así que la gallina de los huevos de oro no se ha secado, a pesar de la infame ordeña que de ella han hecho los dirigentes charros del sindicato de Pemex, los altos dirigentes de la empresa y los políticos que han tenido bajo su carga las políticas de la empresa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba