Opinión

El ingenuo deseo de cambiar el mundo

Punto y seguido

Por: Ricardo Rivón Lazcano

Como individuos tendemos a identificarnos con personas, ideas y creencias. Somos simples mecanismos de sobrevivencia. Es como una necesidad vital: identificarse y creer. El resultado normal de esa tendencia nos ubica, victoriosa pero sospechosamente, del lado de las buenas personas.

Estructuramos selectivamente una colección de acontecimientos y anécdotas sobre nuestra vida para ofrecernos como buena mercancía, evitamos bucear en el alma propia, sus mutaciones, sus escondrijos.

Evitamos el cuestionamiento general a nuestra biografía, pero dedicamos gran energía a cuestionar la historia de los otros. Por eso no creo que el conocimiento de la historia sea liberador; la historia, esa colección de venganzas paradójicas.

El idioma primitivo de la ambición señala la dudosa credibilidad de discursos justicieros, falsificaciones que van desde supuestos complots hasta protocolos estridentes para salir del paso conservando privilegios. También las motivaciones emocionales desbocadas en indignaciones que jamás hacen tambalear la calma chicha de una psique dogmática.

Sinuosidades sociales:

-Va a perder Trump. En Estados Unidos no gana el que suma más votos, sino el que acumula 270 votos electorales de los 538 que se disputan, y estos se reparten de acuerdo con los triunfos en cada estado.

-La Iglesia pide perdón a los homosexuales. De esos perdones regañones.

-El gobernador de Guanajuato está convencido que un buen cintarazo a los hijos preservan valores. No dice qué valores, pero han de ser de los buenos.

-Para evitar que Querétaro se alinee a la dinámica social de la “justicia por propia mano”, es indispensable que las instituciones de seguridad y justicia funcionen como deben. Mi pesimismo dice que eso ni remotamente sucederá.

-La democracia toda, y sus reglas, no son al fin sino artificios, normas pactadas cuyo valor es construir gobiernos legítimos, populares, democráticos y eficaces. No es esto lo que nuestros artificios están logrando. HAM

-Alejandro Pérez Dayán, ministro de la Suprema Corte de la Nación propone que cualquier ciudadano tenga derecho de réplica incluso cuando le digan sus verdades en público. Podría ser buena apuesta si existiera eso que llama “cualquier ciudadano”.

-El beneficio de la duda enaltece a quien la otorga, se dice. Sin embargo vemos con frecuencia la discrecionalidad con que se otorga dicho beneficio.

-¿Importa cuánto se robó el Duarte de Veracruz? Propiedades en Florida que superan los dedos de las dos manos, inmuebles de lujo en Nueva York, un campo de golf en Campeche, un rancho en Valle de Bravo, casas y departamentos en la Ciudad de México ¿Importa cuánto se robó?

-Se disfrazan de payasos, asustan, roban, matan. La degradación, la anomia imparable.

-Guillermo Padrés, exgobernador, anda huido. Su defensa legal la encabeza un ex procurador de la República, le han tramitado 30 o más amparos. Se necesita mucho dinero y muchas complicidades para todo eso.

-Asesinatos. Las víctimas son delincuentes probados o presuntos, el asesino un “vengador civil”, presunto y anónimo.

-Los dobles remolques matan en promedio a cuatro mexicanos al día. Las carreteras ruleta. César Camacho, legislador líder priista propone una iniciativa que contempla revocar el permiso a transportistas de doble remolque si circulan sin placas y sin permisos. Si el problema es por exceso de carga, la multa será de 365 mil pesos. Prohibirlos, nunca.

-Alerta. El ejército mexicano ha sido infiltrado por dos organizaciones criminales: carteles Pacífico y Jalisco Nueva Generación (CJNG), los cuales han logrado seducir a exmiembros o desertores de las Fuerzas Armadas para incorporarse a sus filas y estos se han constituido como un puente de conexión con elementos en activo, además de dedicarse al entrenamiento en el uso de armas y la conformación de células de inteligencia y contrainteligencia para atacar a sus enemigos y anular las acciones de las autoridades. MIG.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba