Opinión

El Kiki, la CIA y Nicaragua

Querétaro Internacional

Por: Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Las revelaciones dadas a conocer hace dos semanas en Proceso en la que afirmaban que la muerte del agente de la DEA en México, Enrique “Kiki” Camarena no fue ordenada por el narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero sino por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) norteamericana, nos permite explicar lo que fue el escándalo Irán-Contra y la participación de narcotraficantes mexicanos en este compleja operación ilegal.

Por poder entender esta maniobra de la CIA debemos remontarnos a 1979 en Irán cuando el Sha Mohammad Reza Pahlevi es exiliado del país en consecuencia de la revolución fundamentalista islámica encabezada por el Ayatola Ruholá Jomeini. Unos meses después, cientos de estudiantes seguidores del Ayatola Jomeini tomaron por asalto la embajada norteamericana en Teherán, manteniendo secuestrados a personal de la misma por más de 400 días. Muestra clara que las relaciones entre Irán y Estados Unidos ya no serían cordiales como durante el reinado del Sha.

Aprovechando la debilidad del nuevo gobierno iraní, Saddam Hussein quien ya se había hecho con el control del gobierno en Irak, decide atacar Irán para incrementar su territorio y acceder a las reservas de hidrocarburos iraníes. El conflicto, que durará de 1980 a 1988, terminó sin un claro vencedor. No obstante, el gobierno de Hussein recibió el apoyo de Estados Unidos y de la Unión Soviética que veían en el régimen del Jomeni un enemigo común y no objetaron la invasión de Irán por las fuerzas armadas iraquíes.

En otra parte del mundo, Nicaragua en 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional ponía fin a más de cuarenta años de dictadura a cargo de los Somoza, quienes siempre recibieron el apoyo militar estadounidense.

El gobierno sandinista en Nicaragua, apoyado por la Unión Soviética, realizó cambios de corte socialista que no fueron bien recibidos en Washington pues no querían que se instaurara otro régimen socialista en la región. Ya había respaldado el golpe de Estado contra Salvador Allende y no pretendían que Nicaragua saliera de su esfera de influencia.

Para ello, la CIA formó al grupo conocido como la Contra nicaragüense, encargada de atacar y desestabilizar al gobierno sandinista. La financiación de este grupo por parte de la CIA, a quién el Congreso norteamericano ya había prohibido financiar, da origen al escándalo por describir.

Viendo recortados sus fondos por parte del Congreso norteamericano para la financiación de la Contra, la CIA va a realizar dos acciones concretas para obtener dinero y operaciones logísticas de apoyo al grupo guerrillero. Por un lado comenzará la venta ilegal de armamento al régimen del Ayatola Jomeni en Irán para combatir al ejército iraquí. Es decir, Iraq ataca a Irán pero ambos países pelean con armas proporcionadas por Estados Unidos. Esto a pesar de que Estados Unidos había roto relaciones con Irán tras la toma de rehenes en la embajada norteamericana. Con la venta que de esas armas, la CIA tendría liquidez para continuar con el financiamiento guerrillero.

Pero el dinero no alcanzaba, así que la CIA decidió dedicarse al narcotráfico para la obtención de recursos. Mientras la CIA enviaba aviones con personal entrenado, armas y dinero desde Estados Unidos hacia Centroamérica, esos mismos aviones volvían provenientes de Colombia repletos de cocaína para su venta en Estados Unidos.

En esta operación, participaron entre otros el famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar y diversos narcotraficantes mexicanos como Caro Quintero. El boom del consumo de cocaína en Estados Unidos coincide en estas fechas en la que la propia CIA decidió envenenar a su propia población a cambio de allegarse de recursos para el financiamiento de un movimiento guerrillero en Nicaragua que buscaba ponerle fin al gobierno sandinista.

A pesar de todas las presiones ejercidas por Estados Unidos, no pudieron derribar al gobierno sandinista quienes además demandaron a Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia, que dio lugar a una de las sentencias más importantes por parte de dicho tribunal internacional.

Sin embargo, en México, Enrique Camarena había descubierto las operaciones ilegales de la CIA apoyadas por narcotraficantes mexicanos, cuestión que, siguiendo lo publicado por Proceso, le costó la vida. Por mucho tiempo se nos vendió la historia de que a Camarena lo había mandado matar Caro Quintero por haber descubierto los inmensos sembradíos de mariguana del narcotraficante mexicano en su rancho El Búfalo; pero atendiendo a las declaraciones de tres ex agentes federales estadounidenses, fue la propia CIA quien decidió poner fin a la vida de Camarena.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba