Opinión

El rojo se está haciendo rosa

Por: Daniel Muñoz Vega

Ya empieza a ser chocante el priismo queretano. Las camisas rojas tienen el alma rosa; les emociona ver al gobernador Calzada y la señora Sandra colgados en algunos espectaculares. Los periódicos en sus secciones de sociales, fieles a la queretanidad de abolengo, nos dan reseñas completas de la vida privada de nuestra clase política. Calzada se nos empieza a endiosar, esa fascinación que tiene por recibir aplausos puede ser su talón de Aquiles, le va a nublar la vista. Estamos a la mitad del sexenio y la transformación de Querétaro sólo se ve gracias a las estrategias de comunicación social, pero ese Querétaro que hoy es prospero, no está previendo los grandes retos que se le vienen mañana.

Calzada presentó su Tercer Informe de Gobierno, le encanta a nuestra burocracia festejar el día del gobernador. Empieza a ser aburrida tanta cosa linda, y más ahora que quedó Peña y que es cuate del “gober”. El mismo informe, Calzada lo convirtió en un demagógico discurso propagandístico para decirnos que el próximo Presidente será Peña Nieto. Las protestas por la compra de votos, y por las triangulaciones de dinero ilícito parecen no importar. Calzada se le adelantó al tribunal y ya dijo que el próximo Presidente será Peña. Imagínense lo bien que le va a ir a Querétaro, piensan varios.

Calzada cree que está modernizando Querétaro. El problema es que no lo está haciendo sustentable. La sustentabilidad del Querétaro de Calzada es sólo de discurso, no de hechos. Ahí está el transporte público, le quedan tres años para modernizarlo. La política de puente sobre puente y de ampliación de avenidas sólo servirá para que lleguemos más rápido al siguiente cuello de botella. Ahí está su obra de Los Arcos, la ingeniería cuidará tan valioso activo histórico que tiene Querétaro, no tengo la menor duda; el problema es que es una fuerte inversión para solucionar un problema a muy corto plazo.

Hacer obras no es sinónimo de modernización. Lo sería siempre y cuando fuera una modernización bien planeada y a largo plazo, no para solucionar los problemas por los próximos cinco años. Ése es el Querétaro de Calzada, el de las obras de relumbrón, el gobierno que sabe que con la obra siempre sobra (dinero obvio). El gobierno de Calzada es el gobierno de soluciones, no reales sino de momento, es lo mismo que cualquier otro gobierno que haya tenido Querétaro pero impregnado del carisma de la pareja gubernamental que despierta el “se ven divinos” de las señoras copetonas y de la alcurnia queretana.

El rosa llegó a Centro Cívico, dicen los que saben que el día de la elección Calzada se movilizó para hacer ganar a Roberto, el gobernador hizo una que otra llamadita para ajustar el ajedrez. A Roberto no le estaba yendo bien al momento de contar los votos. Roberto ya piensa en el 2015, piensa que será el próximo gobernador pero Calzada tiene una mejor carta para ser su sucesor. Si le apuesta al carisma de Roberto el PAN podría recuperar el estado. Hay uno que no es político pero que quiere ser, y no viniendo de la clase política como tal, podría ser el delfín ideal para que el calzadismo se quede en el estado como una fuerza operadora de la política por los menos hasta el 2021. Tonatiuh Salinas podría ser el candidato ideal para el PRI y para Calzada, no Roberto, que apenas y “haiga sido como haiga sido” ganó la presidencia municipal.

En el PAN nada es rosa, tal parece que es morado. Andan flacos, ojerosos, cansados y sin ilusiones. Hay quienes se salvan, de hecho en el PAN hay quienes se sacaron el Melate, convencidos firmemente de su derrota resultaron ser ganadores. Quién iba a pensar que el candidato del IV Distrito Federal (dejen busco su nombre en google) le iba a ganar a Juan José Ruiz. El V Distrito parecía en las formas que lo perderían, y no. Se reafirmó como bastión panista, la capital a pesar de la “victoria” del PRI es bastión panista. El PAN tiene sus cartas fuertes, Marcos Aguilar y Pancho Domínguez, ellos son el futuro del PAN, ahí tendrán sus respectivos cargos para ocuparlos como trampolín y llegar en tres años bien posicionados.

Mientras todo se acomoda, mientras seguimos pensando lo que terminará no siendo, mientras seguimos jugando con nuestra bolita de cristal, dejemos que el rosa priista se haga más chillón, que se haga rosa mexicano, que nos lastime la vista para que en caída libre, esos acomodos puedan traer mejores cosas para Querétaro, si es que se puede con esa clase política aspirar a lo mejor.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba