Opinión

Elba Esther y el cinismo de la derecha neoliberal

Por Ángel Balderas Puga*

La conferencia de prensa

El pasado 29 de junio, la “maestra” Elba Esther Gordillo ofreció una conferencia de prensa en la que reveló por su propia voz lo que ya muchos sabíamos: su pacto con Felipe Calderón y los panistas en 2006 para que Calderón usurpara la Presidencia de la República a cambio de ciertas canonjías para Elba Esther, algunas de ellas conocidas y otras no.

Posiciones para Elba Esther

El domingo 10 de diciembre de 2006, en el periódico El Universal, se publicó un artículo intitulado “Elba Esther en el gabinete: La gran ganadora”. En este artículo se mencionaron los cuadros “elbistas” que fueron incluidos en el gabinete ampliado: Miguel Ángel Yunes en la dirección del ISSSTE; Roberto Campa, ex candidato presidencial del Partido Nueva Alianza, en la Secretaria Técnica del Sistema Nacional de Seguridad Pública; Francisco Yáñez, uno de los colaboradores más cercanos de la profesora, director de la Lotería Nacional y Fernando González Sánchez, yerno de Gordillo, en la Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública.

En su conferencia de prensa Elba Esther, con cinismo, confirmó que estas posiciones fueron resultado de un pacto que “no le avergüenza”. Después de la conferencia de prensa, Calderón se quedó callado y declaró hasta una semana después que sí había pactado con Elba Esther y, también con cinismo, afirmó que “a nadie debe asombrar”.

Claro, ellos no se avergüenzan ni se sorprenden, pero sí nos avergüenza a muchos mexicanos que se hagan este tipo de transacciones desde el poder. Elba Esther fue una pieza clave en el fraude electoral de 2006 y Calderón le pagó con esas posiciones desde donde ella ha tenido poder y acceso a recursos millonarios.

El PAN y el corporativismo sindical

A los primeros que debería asombrar es a los propios panistas, que durante décadas criticaron el corporativismo sindical priísta. Sin embargo ha habido una enorme hipocresía en el PAN pues luego de 11 años en el Gobierno Federal no han tocado ni con el pétalo de una rosa a los líderes sindicales corruptos emergidos desde el régimen priísta. En vez de acabar con sus canonjías, el PAN pactó desde hace años con ellos, traicionando uno de sus principales principios históricos. El PAN no sólo ha pactado con Elba Esther para tener controlado al SNTE sino que también pactó con Romero Deschamps del sindicato de Pemex, con Víctor Flores del sindicato de ferrocarrileros, con Joaquín Gamboa Pascoe de la CTM y con muchos más de estos personajes que denigran al sindicalismo mexicano.

¿El pacto a cambio de qué?

Elba Esther fue un personaje clave en el fraude electoral de las elecciones presidenciales de 2006, el más documentado de la historia. Fue ella, cuando era secretaria general del PRI, y Felipe Calderón los que se repartieron a los nueve consejeros del IFE presidido por Luis Carlos Ugalde, el individuo que en 2006, por órdenes de ella, dejó pasar ilegalidad tras ilegalidad.

Fue ella la que convenció a varios gobernadores priístas de que la votación por su candidato presidencial, Roberto Madrazo, “se había caído” por lo que había que dirigir los votos hacia el PAN.

En efecto, fue famosa la llamada telefónica que, días más tarde, se hizo pública entre Elba Esther y el, en ese entonces, gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores. Esta llamada se hizo el día de las elecciones a la una de la tarde, éste es parte del diálogo:

Elba: “hay que saber cómo actuar… Tamaulipas y Coahuila van con todo con el PRI… vale más que ustedes se adelanten, si así lo deciden, con Felipe, para vender lo que tengan, el PRI ya se cayó… vamos a sacar ahorita a todo el voto ciudadano”.

Gobernador: “aquí estamos haciendo la chamba”.

Elba: “por eso quise hablar… ante la caída, creo que lo interesante es hablar con Felipe y vendérselo… No sé por dónde andes, por azul o por amarillo, pero si va por azul es lo que pensamos, vale más hablarle a Felipe y decirle algo para no quedar mal”.

En este diálogo, con tintes mafiosos, queda claro el papel que jugó Elba Esther, además de convencer o tratar de convencer a gobernadores de su partido, cuando señala que a la una de la tarde “sacará al voto ciudadano” ¿qué significa eso? No puede ser más que la intensificación de los “maestros” del SNTE que operaron parte del fraude. Hay que recordar que Elba Esther cuenta con poco más de 50 mil “maestros” que actúan como sus operadores políticos.

La connivencia de varios poderes para llevar a cabo el fraude electoral quedó también de manifiesto en la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) en 2006 con respecto a la participación de Elba Esther que reveló la colusión de funcionarios federales y gobernadores priístas para favorecer a Calderón. La resolución del TRIFE, a pesar de la llamada telefónica, difundida en muchos medios, fue que dicha participación ¡“no fue acreditada”!

El pleito con Yunes

Poco después de su conferencia de prensa, Elba Esther y su antiguo aliado, Miguel Ángel Yunes, intercambiaron acusaciones en diferentes medios.

El 5 de julio, Yunes declaró que Elba Esther, en febrero de 2007, le había exigido 20 millones de pesos mensuales del ISSSTE para financiar al Partido Nueva Alianza (PANAL), hechura de Elba Esther. Además también habló de un desvío de 10 millones de pesos del SNTE hacia el PANAL.

En otro país con instituciones más sólidas, habrían bastado estas declaraciones para que interviniera no sólo la Secretaría de la Función Pública sino también el IFE, pues se habla de un financiamiento ilegal al PANAL.

Por otro lado, cabe señalar que Yunes “denunció” el pedido de Elba Esther más de cuatro años después y sólo porque se peleó con su antigua aliada lo que es sumamente censurable en su papel de funcionario público.

La educación básica en manos de la “maestra”

Lo que es un hecho, es que los gobiernos panistas han sido un fracaso total con respecto a la educación pública y que su miedo o su complicidad con Elba Esther han permitido que la señora decida diversas políticas educativas sin tener ni la preparación ni la calidad moral para hacerlo. Se dice que Elba Esther ni siquiera tiene el título de maestra, o al menos nunca lo ha presentado públicamente. Se dice que nunca ha pisado una escuela para dar clases y eso es seguro al menos desde que la entronizó en el poder del SNTE el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, también producto de un fraude electoral. Se dice que Elba Esther tiene un ingreso mensual de 29 mil pesos como directora de una escuela primaria del Estado de México (Proceso, 10/07/11) ¿Cómo le hace para ser directora de una escuela si pasa gran parte de su tiempo en los Estados Unidos? ¿Por qué le paga la SEP si no trabaja como directora?

Lo que ha sido evidente desde que el PAN tomó el control del Gobierno Federal es que hasta sus Secretarios de Educación le rinden pleitesía a tan repugnante personaje.

* Las opiniones del Autor son estrictamente personales.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba