Opinión

En memoria de cuatro ejemplares periodistas

Por: Carlo Daniel Aguilar González / @carloaguilarg

Para las distintas generaciones y grupos de periodistas que han empezado

su trayectoria en las páginas de este semanario

PARA DESTACAR: Ahora que vivimos momentos de incertidumbre en el país y que las palabras credibilidad y calidad cada vez son más difíciles de encontrar en medios de comunicación y periodistas, ‘Monsi’, Scherer García, Leñero y Granados Chapa nos recuerdan que destacar en el periodismo y conseguir elevar el nombre de esta profesión se cimenta en la responsabilidad y búsqueda por dar a conocer asuntos de interés público.

El próximo miércoles 2 de noviembre recordaremos a personas que han dejado su huella y legado en el mundo durante su vida. Algunos de ellos se han convertido en ejemplo para otras personas, por su lado humano, valentía, logros conseguidos o por su lucha contra el poder.

En lo que corresponde al periodismo en México, tenemos cuatro ejemplos y pilares de esta noble profesión que valdría la pena primero reflexionar y después impulsar la práctica que nos enseñaron con sus acciones y decisiones -no exentas de polémica-. Carlos Monsiváis, Miguel Ángel Granados Chapa, Vicente Leñero y Julio Scherer García fallecieron entre el 19 de junio de 2010 y el 7 de enero de 2015, en menos de 5 años.

Ahora que vivimos momentos de incertidumbre en el país y que las palabras credibilidad y calidad cada vez son más difíciles de encontrar en medios de comunicación y periodistas, ‘Monsi’, Scherer García, Leñero y Granados Chapa nos recuerdan que destacar en el periodismo y conseguir elevar el nombre de esta profesión se cimenta en la independencia, el ejercicio o la práctica con responsabilidad y la búsqueda por dar a conocer asuntos de interés público.

Cada uno lo hizo con su particular estilo y habilidades. Sus palabras publicadas tuvieron repercusiones más allá de los círculos de poder. Desde sus respectivas trincheras y medios que les permitieron un espacio, fortalecieron los géneros periodísticos en la segunda mitad del siglo XX.

Scherer García, el último de los cuatro que falleció, se distinguió, entre otras cosas, por la investigación y sus dotes como entrevistador. Sus reportajes, entrevistas de semblanza y libros publicados no estuvieron exentos de polémica y críticas hacia su labor e incluso su persona, pero siempre mostró que busca anteponer la búsqueda del interés público y el rigor periodístico por encima del beneficio personal o los privilegios por la cercanía con el poder.

Fundar la revista ‘Proceso’, encomiable tarea y decisión en la que lo acompañaron Granados Chapa y Leñero, pudiera ser considerado como el principal logro y estandarte de su labor. Escuchar el nombre de ‘Proceso’ en el siglo XXI implica obligatoriamente pensar o recordar su nombre, y las batallas y desencuentros con las élites políticas y económicas del país.

En el caso de Granados Chapa, habría que reconocerle su pulcritud y rigor periodístico a través de las columnas que publicó en ‘Proceso’, ‘Reforma’ y otros medios impresos del país. Su habilidad para conseguir informantes clave en asuntos que merecían la atención pública y el correcto uso del lenguaje lo posicionaron como uno de los referentes del Periodismo.

Granados Chapa combinó atinadamente los conocimientos del Derecho con el Periodismo, y muestra de ello son sus múltiples escritos en Plaza Pública y Plaza Dominical. Recibió la medalla Belisario Domínguez y poco tiempo después, murió el 16 de octubre de 2011.

Vicente Leñero es una referencia si mencionamos el término “periodismo narrativo”. Los detalles, la narración justificada de los personajes y acontecimientos, y contextualizar siempre las temáticas que abordaba fortalecieron su trayectoria periodística. Además del impulso y defensa que hizo de ‘Proceso’, también destacó por su calidad literaria. El 3 de diciembre de 2014 murió, un mes antes que el fundador de la revista.

La crónica como género periodístico fue fortalecida gracias al impulso que le dio Carlos Monsiváis. Culto, preparado, crítico del sistema y dotado de un sentido del humor inigualable, ‘Monsi’ nos brindó grandes relatos y crónicas de lo que vivía la sociedad mexicana en la segunda mitad del siglo XX. Faltarían palabras para dimensionar y elogiar la labor de Monsiváis en la cultura del país, pero este humilde escrito busca recordar y agradecerle su legado.

De los cuatro periodistas ‘ejemplo’ señalados, Leñero y Monsiváis fueron entrevistados para las páginas de ‘Tribuna de Querétaro’. Las ideas de cada uno ameritaron ser resaltadas en portadas de ediciones.

Sus palabras, pero sobre todo acciones en la práctica periodística, debieran ser eje o guía de las nuevas generaciones de profesionales del Periodismo en Querétaro y el país.

La sociedad necesita mejores periodistas. Volteemos la mirada a estos cuatro difuntos que mostraron cómo ejercer periodismo con responsabilidad y calidad.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba