Opinión

Enjambre digital

Punto y seguido

Por: Ricardo Rivón Lazcano

Mi tema es la poesía en tiempos de locura –dice Charles Simic-: “Allá afuera hay gente que tiene los medios para asesinarnos a mí y a todos los que amo sin previa advertencia. Todos estamos en la fila de ejecución. Cada día, cuando leo los periódicos y miro la televisión me angustia la posibilidad de que no llegue nuestro indulto, que nuestra situación sea terriblemente incierta, ambigua y poco envidiable. No digo “sería”, porque también hay algo de risible en nuestro predicamento. Quiero que la poesía refleje toda esta variedad de contradicciones.”

En el enjambre

El tercer libro de Byun-Chul Han traducido al castellano, testifica nuestra soledad. Individuos aislados en la masa digital, en el enjambre digital. Incapaces de un nosotros, incapaces de acción común. Ruido que aturde el espíritu, que destruye el silencio en que éste reposa y madura su sabiduría:

1.     Las masas son destructoras de cultura. Una cultura descansa en condiciones totalmente inaccesibles a las masas, abandonada a sí misma.

2.     La masa asedia las relaciones dadas de poder y de dominio. La nueva masa es el enjambre digital. Pero una masa sin ciertos atributos.

3.     Los individuos digitales se configuran a veces como colectivos, por ejemplo, las multitudes inteligentes (Smart mobs). Pero sus modelos colectivos de movimiento son muy fugaces e inestables, como en los rebaños constituidos por los animales.

4.     El enjambre digital se distingue de la masa clásica, que como la masa de trabajadores, por ejemplo, no es volátil sino voluntaria, y no constituye masas fugaces, sino formaciones firmes.

5.     Los individuos que se unen en un enjambre digital no desarrollan ningún nosotros. El enjambre digital, por contraposición a la masa, no es coherente en sí. Por eso es percibido como ruido.

6.     Los enjambres digitales no marchan. Se disuelven tan de prisa como han surgido.

7.     Las olas de indignación son muy eficientes para movilizar y aglutinar la atención. Pero en virtud de su carácter fluido y de su volatilidad no son apropiadas para configurar el discurso público, el espacio público.

8.     La shitstorm, que hoy crece por doquier, indica que vivimos en una sociedad sin respeto recíproco.

9.     (Shitstorm: tormenta de mierda. Se usa en el sentido de tormenta de indignación en un medio de internet).

10.  Las shitstorms no son capaces de cuestionar las dominantes relaciones de poder.

11.  Las shitstorms se precipitan solo sobre personas particulares, por cuanto las comprometen o las convierten en motivo de escándalo.

12.  (Las shitstorms se precipitan solo sobre entes abstractos –el Estado, el neoliberalismo-, por cuanto los comprometen o los convierten en motivo de escándalo).

13.  Las olas de indignación son demasiado incontrolables, incalculables, inestables, efímeras y amorfas.

14.  Las olas de indignación crecen súbitamente y se dispersan con la misma rapidez. Se parecen a las smart mobs.

15.  Las olas de indignación carecen de estabilidad, constancia y continuidad. Carecen de lo indispensable para convertirse en discurso público.

16.  Las olas de indignación surgen con frecuencia a la vista de aquellos sucesos que tienen una importancia social y política muy escasa.

17.  La sociedad de la indignación es una sociedad del escándalo.

18.  La creciente tendencia al egoísmo y a la atomización de la sociedad hace que se encojan de forma radical los espacios para la acción común, e impide con ello la formación de un poder contrario, que pudiera cuestionar realmente el orden capitalista.

19.  La privatización se impone hasta en el alma. La erosión de lo comunitario hace cada vez menos probable una acción común.

20.  La desmediatización de la comunicación hace que los periodistas, estos representantes en tiempos elitistas, estos hacedores de opinión –es más, sacerdotes de la opinión-, parezcan anacrónicos y superfluos.

21.  (La desmediatización consiste en que, en el enjambre digital, ya no somos meros receptores y consumidores pasivos de informaciones, sino emisores y productores activos).

22.  El medio del espíritu es el silencio. Sin duda, la comunicación digital destruye el silencio. Lo aditivo, que engendra el ruido comunicativo, no es el modo de andar del espíritu.

23.  La cárcel del amor cede el puesto a la caverna de la libertad.

@rivonrl

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba