Opinión

Equidad de género en el proceso electoral federal, Querétaro 2015

Por: Lidia Aurora López Núñez*

Nuestro sistema político electoral está en constante evolución, ya que responde a las características y necesidades de la población.  Uno de los cambios más relevantes es el relacionado con la equidad de género.

 

La acción afirmativa es un concepto que pretende, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “…una política pública que se expresa mediante una norma legal, una decisión judicial o una decisión oficial que procura mejorar las oportunidades para grupos segregados en la sociedad por su condición de desventaja frente a los grupos dominantes.”

No es un criterio creado espontáneamente o que se hubiera desarrollado de forma exclusiva considerando a las mujeres, es una medida que se recomienda en cualquier población que tenga grupos con diferentes características, que lo colocan en una situación especial, al no tener una mayoría representativa que influya en la toma de decisión, por diferencias como la raza, preferencia sexual, etc.

De acuerdo a la OMS, la acción afirmativa «no debe considerarse como un fin, sino como mecanismo transitorio para reducir las disparidades incrementando de este modo la oportunidad de selección de las minorías, en particular en el acceso a educación, empleo, vivienda, fondos públicos y representación política.»

En el año 1996, se recomendó en el artículo 22 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales que «Los partidos políticos nacionales considerarán en sus estatutos que las candidaturas por ambos principios a diputados y senadores, no excedan del 70% para un mismo género. Asimismo promoverán la mayor participación política de las mujeres»

Algunos Partidos Políticos activaron estrategias para generar una mayor participación de las mujeres en el proceso democrático tendiente a renovar los cargos de elección popular y realizaron obsequios a mujeres, como mandiles, utensilios de cocina, etc. La recomendación no tuvo ninguna sanción, ni señalamientos de plazos o condiciones para el cumplimiento de la misma.

En el año 2002, en el Informe de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la mujer, se realizó la recomendación a nuestro país para que adoptara estrategias dirigidas a lograr un aumento del número de mujeres que intervienen en la adopción de decisiones a todos los niveles y en particular en los municipios; se propuso la adopción de medidas especiales de carácter temporal.

Para el año 2005, el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales determinó que los Partidos Políticos no debían registrar más del 60% a un mismo género, lo que llevó al registro de candidaturas con la fórmula 60/40 y que dio origen al fenómeno conocido como “Juanitas”, mujeres que fueron registradas como Candidatas propietarias por los Partidos Políticos, con un suplente de género masculino, quien al obtener la mayoría de votos, solicitaba licencia, lo que traía como consecuencia que el suplente fuera quien desempeñara el cargo para el cual había sido electa la candidata.

En el año 2008, se determinó que la Candidatura propietaria y suplente debían corresponder al mismo género, así de presentarse una solicitud de licencia de la propietaria, ejercería el cargo la suplente.

Actualmente, se deben registrar 50/50 y revisar que candidaturas por mayoría relativa eviten postular algunos de los géneros en distritos en los que hayan obtenido las votaciones más bajas en el último proceso, para que no se pretenda dar cumplimiento con el registro de mujeres en candidaturas que históricamente ha perdido el Partido Político.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, establece que se debe garantizar de manera efectiva la pluralidad de la integración de los órganos legislativos e impidiendo un alto grado de sobre representación, como podemos ver en algunos casos se premia o estimula a las minorías y en otros se restringe a las mayorías.

En nuestra entidad federativa actualmente se retoman las discusiones sobre las cuotas a raíz de la sentencia emitida en el JDC/287/2015 por la Sala Regional Monterrey, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, misma en la que se realizó en análisis de la equidad de género en Querétaro al tenor de las reformas a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y la Ley Electoral para el Estado de Querétaro, que nos han llevado a escuchar diferentes posturas y justificaciones a este respecto, sobre lo conveniente o inconveniente de la resolución, así como las condiciones que deberían cumplirse en los registros de las mujeres candidatas.

Es indispensable que los registros de candidaturas se realicen después de la participación de todas las mujeres militantes al interior de los partidos, quienes deberán votar y ser votadas en igualdad de condiciones. Son muchos cambios en los últimos años, podemos contar pequeños triunfos, pero falta mucho por hacer, una realidad es que el acceso a los registros de candidatura no es garantía del ejercicio del poder con perspectiva de género.

 

*Consejera Local del Instituto Nacional Electoral y Presidenta de la Comisión de Vinculación con el Instituto Electoral del Estado de Querétaro.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba