Opinión

Erotismo. Reflexiones

AMOR, HUMOR Y MUERTE

Cartón: Ana Alvelais

Por: Edmundo González Llaca

El gran problema al escribir de erotismo es que si se describen con realismo los goces crudos de los sentidos, todo parecería frívolo, intrascendente y hasta vulgar. Si se opta por desentrañar la prosaica materia y descubrir sus esencias filosóficas, las ideas parecen sosas e hipócritas, siento que traicionan el sudor, la respiración trompicada, los ojos vidriosos; los olores densos de lugares profundos que tanto atraen como repulsan y que surgen en el fragor de la batalla erótica.

¿Qué hacer? Recurramos a la magia del poeta, los únicos capaces de comunicarnos y hacernos comprender con belleza y verdad la experiencia integral y compleja del fenómeno erótico. Que sea un gran poeta nuestro punto de partida.

Octavio Paz, en una comparación tan insuperable como sugestiva, escribe: “El sexo es la raíz, el erotismo es el tallo y el amor es la flor”. El erotismo proviene del sexo, pero la inteligencia lo redime y lo convierte en amor, aunque no es su destino fatal. El sexo es la animalidad que compartimos con todos los de nuestro género y a la bestia sólo le preocupa el placer y la sobrevivencia. El erotismo es individual, cada quien su cultura y su imaginación, lo que permite que los humanos podamos elegir, nos entreguemos a los placeres de la carne no únicamente en primavera, como cualquier animalito, y que podamos lanzarnos en cualquier estación del año a la búsqueda de una integridad más completa en el amor.

El tallo al que se refiere Paz es el intermediario, el corre ve y dile entre las partes de la ambivalencia del genoma humano. El erotismo está entre el placer y el deber, entre la utilidad y la bondad, entre el impulso desenfrenado y el dominio de sí mismo; entre la armonía y el desorden; entre el hacernos mejores y hacernos peores; entre la sensualidad y la espiritualidad; fiel de la balanza entre lo animal y lo divino. El erotismo está más allá de la carne, pero más acá del amor.

Este tallo del erotismo no es un canal neutro, pasivo y frío, algo así como una ventanilla de oficialía de partes dentro de nosotros que sólo se encarga de imparcialmente transmitir las contorsiones desenfrenadas del instinto y los mandatos gélidos de la templanza. Nada de eso. Establece un flujo y un reflujo donde todo se mezcla: drama, comedia, placeres, dolores, calenturas y normas éticas. El erotismo es intermediario que conecta pero, al hacerlo, marca el ritmo, la diástole y la sístole, del sexo y el amor.

Cartón: Ana Alvelais Uno de los riesgos es calificar las partes que envuelven al erotismo. De un lado está lo bueno y del otro lo malo; lo virtuoso y lo depravado; en una parte lo falso y en la otra lo verdadero; lo puro y lo impuro; lo vano y lo trascendente. Semejante posición conduce a rechazar una parte y a prodigarse en otra. Evidentemente lo más mercadotécnico es echar pestes contra “el pozo oscuro y viscoso del sexo”. Huyamos de esta tentación que rehúye los “deleites venéreos”, pero también desechemos la exaltación de la neurona. Bien lo decía Platón: “No es deseable una vida sólo de entendimiento, aunque posea toda la ciencia y toda la memoria”.

Partamos del principio, que la sexualidad y el espíritu no son opuestos, no se excluyen, una cosa lleva a la otra y se realimentan, son productores y producto, sujetos y objeto. Ni el sexo es químicamente algo vil ni el amor tiene el monopolio de lo sagrado. El erotismo es el que marca cuando el sexo o el amor, juegan el papel de estímulo y de recompensa. De cada quien depende.

Los sentidos llevan de la mano al espíritu, quien a su vez jalonea al cuerpo, formando una unidad sin fronteras, pues cada parte desborda sus respectivos límites. El erotismo al desarrollarse en el seno mismo de la imaginación es poder que inspira y fuente de expansión de todo lo que somos.

Para algunos el erotismo tiene como propósito armonizar estos elementos sensibles y metafísicos de los que estamos compuestos. Para los que sostienen este punto de vista, la obligación personal es la reconciliación de la exuberancia sexual con los límites de la conciencia. No estoy muy seguro con ese compromiso, digamos cervecero del erotismo; no olvidemos que, como dice el anuncio, que la cerveza es la bebida de moderación de excelencia. Un erotismo que equilibra nuestros dramas internos me parece demasiado apacible y hasta aburrido.

La guía del erotismo, su gran compromiso, como inteligencia que provee de alas al deseo, es conocer. Todo lo que sirva para conocer es bueno. Conocer un seno, una pierna, un sentimiento, una palabra, un jadeo; conocer estas partes del barro que estamos hechos. Ni pura maciza ni exclusivo soplo divino. Conocerse sobre todo a sí mismo y conocer a la pareja, en ese encuentro profano y santificado de carne y fantasías.

Espero sus comentarios en www.dialogoqueretano.com.mx donde también encontrarán mejores artículos que éste.

 

JICOTES

 

De mágico a mago

El presidente municipal de Tequisquiapan, Antonio Macías Trejo, confirmó que 160 mil litros de combustible donados por Pemex desaparecieron. Se dice que cuando les preguntaron a los responsables sobre el material, dijeron: “Nada por aquí, nada por allá”. Todo indica que en lugar de utilizarlos para el parque vehicular oficial, la administración anterior los ocupó llenando los tanques de vehículos particulares. Tequisquiapan, pueblo mágico, se convierte en un pueblo mago, gracias a políticos corruptos que a su antojo sacan y meten de la chistera de los recursos públicos, ya no conejos sino diesel y gasolina. Imaginación no les falta para desaparecer lo que es del pueblo.

De improviso

De improviso a los panistas les ha venido un ataque de honestidad, después de que durante sus dos sexenios en la Presidencia de la República no se han distinguido propiamente por esta virtud y el país ha empeorado sus calificaciones internacionales de país corrupto, la fracción parlamentaria del PAN ha presentado seis iniciativas dirigidas, precisamente, a combatir la corrupción y la impunidad en el servicio público. Curiosamente ahora que se van. Es la versión política de la frase, hágase la voluntad de Dios en la milpa de mi compadre, ahora es hágase la honestidad en la administración que me quitó el poder y el presupuesto.

 

La política desfasada

Un grupo de ciudadanos solicitamos al Gobierno información sobre los 93 programas que anunció el gobernador Calzada en su informe anual. Al término del plazo y conforme permite la ley la autoridad solicitó una prórroga, entregará la información en 40 días. Si usted solicita una información a un servidor electrónico, por ejemplo a Google, tarda 30 milisegundos, exagerando digamos que un segundo, en enviarla. Entre 40 días y un segundo hay un abismo, los gobiernos de todo el mundo están desfasados y tendrán que recurrir a instrumentos electrónicos y a archivos digitales para estar a la altura de la tecnología y las expectativas de los ciudadanos. El Internet viaja más allá de la velocidad de la luz y la política en muletas.

 

Consejos

Lo más probable es que no lo cite puntualmente, pues estaba muy chico cuando presencié la anécdota. Mi abuelo Constantino Llaca, quien fue gobernador de Querétaro, déjenme presumirles, recibió la visita de un campesino que le informó en forma muy solemne que había ganado la presidencia municipal. Mientras se pavoneaba en la sala de la casa le pidió que le diera consejos para su nuevo cargo. Mi abuelo, palabras más palabras menos, le respondió: “Ni la presidencia ni el poder te harán más guapo ni más inteligente. La presidencia y el poder lo más que harán, será que te hagas más soberbio y más tarugo. Luego que aceptes con humildad esta realidad me vienes a ver otra vez”. Nunca regresó.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba