Opinión

Erotismo y humor (II)

AMOR, HUMOR Y MUERTE

Cartón de Ana "Luca" Alvelais

Por: Edmundo González Llaca

Existían en la Grecia antigua dos dioses que encarnan principios localizados en las esquinas contrarias del ring de la existencia. El Dios Apolo, que representa el Sol y con ello la luz, el arte, la medicina, el discernimiento. Es un principio sosegador y aquietador. El Dios del equilibrio y la armonía, en su universo el ser humano se resguarda de lo caótico del mundo; es un principio racional que nos permite sustraernos del mundo salvaje; es el descanso luminoso y profundo de nuestras vidas.

 

Frente a este impulso que nos envuelve de quietud y sosiego se sitúa, igualmente poderoso y atrayente, Dionisio, Dios del vino, y con esto casi se dice todo, pues la embriaguez es el baile, la música, el desenfreno, el puro vacilón, el éxtasis. Es el principio que ama el descontrol, el caos, los abismos, la locura. Permanentemente pierde la noción hasta de sí mismo y se hunde en la vorágine vital.

Lo apolíneo y lo dionisíaco son perspectivas de la vida, impulsos que chocan, se atraen y se repulsan. En medio de este fuego cruzado se desarrolla el drama y la comedia de la vida humana y es el erotismo uno de los espacios que estos dioses han elegido para enfrentarse.

El erotismo es tensión entre racionalidad e instintos; entre el espíritu y la carne; entre las normas y el caos; entre lo santo y lo profano. Es en la turbiedad de estas pugnas dialécticas y en lo vaporoso de estas fronteras, donde el erotismo desarrolla todas sus inquietantes posibilidades y sus intensos disfrutes.

Pero algo fundamental, para que haya un auténtico deleite erótico deben contemporizar las dos caras contradictorias y aparentemente opuestas. En otras palabras, el erotismo no se agota si existe solamente carne o espíritu, y así sucesivamente, pues las sensaciones, reflexiones y actitudes se mezclan. Lo singular es que el placer erótico estaría también en lo zigzagueante de las experiencias, en las que cada participante pone el acento en una de sus caras pero sin nunca olvidar la otra. El erotismo, al ser revoltijo de hormonas y neuronas, no se lleva con los radicales ni con los sectarios, en suma, con los fanáticos de Apolo o de Dionisio.

Los que tienen vocación por lo natural, lo primario, lo simplemente animal, agotan la experiencia sexual a través de la reiteración; los esencialmente racionales, anulan el deseo de la cópula al reflexionar fría y biológicamente sobre el sexo y eliminan cualquier prestigio de intensidad y pasión de la unión de los cuerpos.

En fin, como puede observarse, duros y crueles son los tormentos en los que el ser humano se envuelve por luchar para desbordar los límites finitos de la carne; enredarse en los conflictos de la conciencia del pecado y su penitencia; el atrevimiento y la auto-restricción; la desnudez y el pudor; la punzada del deseo y los intentos de control de la inteligencia.

Bien vale la pena ser desgarrado por este amasijo de contradicciones, que es el erotismo, pues el premio es excelso, mantener despierto el deseo carnal y colaborar a que permanezca vivo, creativo, desafiante, inagotable.

Una recompensa mayor es el conocimiento de nosotros mismos. La experiencia erótica nos ilustra sobre el hecho de que si bien nuestros deseos sexuales son, como dice Nietzsche, la primera prueba, de que estamos negados a toda pretensión de divinidad, lo cierto es también que el sexo, sumado a la imaginación, es el mejor vehículo para sentir y comprender una realidad angustiante: dentro de cada ser humano habitan Luzbel y Dios.

Cartón de Ana "Luca" Alvelais

Ante las fricciones provocadas por los claroscuros del erotismo los seres humanos recurren a la luminosidad de la risa para atenuarlas, de esta forma, convierten todo lo relacionado con el sexo en una fuente inagotable de inspiración para el humor. Woody Allen es una referencia obligada:

–“¿Es sucio el sexo? Únicamente si se hace bien.

–El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.

–Sobre la bisexualidad: inmediatamente dobla tus oportunidades para una cita el sábado por la noche.

–La inactividad sexual es peligrosa, produce cuernos.

–Hoy en día la fidelidad sólo se ve en los equipos de sonido.

–El matrimonio es como las libretas de ahorro: de tanto meter y sacar se pierde el interés.

–Es curioso que se le denomine sexo oral a la práctica sexual en la que menos se puede hablar.

–Masturbarse es hacerle el amor a la persona que uno más quiere”.

Bob Hope: “Mi esposa es un objeto sexual. Cada vez que le pido sexo, ella objeta”.

La impotencia es un tema recurrente. Camille Paglia: “El sexo a los 90 es como intentar jugar al billar con una cuerda”.

Del extraordinario humorista uruguayo, Juan Verdaguer: “El otro día le pregunté a mi esposa qué dirían los vecinos si saliera a cortar el pasto completamente desnudo. Ella respondió: ‘Que me casé contigo por dinero’”.

Cuando las mujeres practican el humorismo erótico lo hacen en forma dura y directa. A continuación un chiste que circula por la red.

“Estaban reunidas unas 500 mujeres en asamblea, no había más que un punto en el orden del día.

–¡Buen día, compañeras! Estamos reunidas de forma extraordinaria para cambiarle el nombre al aparato reproductor masculino.

Gritos, muchos gritos y aplausos de todas las asistentes… La presidenta empezó a desgranar preguntas e incógnitas:

–¿Por qué decirle ‘pito’ si no suena? (gritos y aplausos…)

–¿Por qué decirle ‘pájaro’ si no vuela? (gritos y muchos aplausos…)

–¿Por qué decirle ‘palo’ si no es de madera? (más gritos y más aplausos…)

–¿Por qué decirle ‘pistola’ si no mata? (aumenta el griterío…)

–¿Por qué decirle ‘banana’ o ‘plátano’ si no es una fruta? (ruido ensordecedor por los gritos…)

–¿Por qué decirle ‘polla’ si no pía ni come maíz? (se redoblan los gritos y los aplausos…)

–¿Por qué decirle ‘miembro’ si no pertenece a ningún club? (estruendosos aplausos…)

–¿Por qué decirle ‘pipí’ si no tiene ruedas ni pita? (¡ruido y júbilo total!…)

Desde hoy, queridas amigas y asambleístas, lo llamaremos ‘Carlos… ¡sí! Carlos Slim’.

Silencio total en la sala. Todas se miran con asombro. Sus caras eran todo un signo de interrogación. Transcurridos unos interminables segundos, una mujer levanta su mano y pregunta:

–Señora presidenta: ¿Por qué ese nombre?

La presidenta, rápidamente, con una sonrisa de satisfacción que le iba de oreja a oreja, responde con voz grave y sonora:

–Muy simple, compañeras, porque es feo, feo, feo.

Pero ¡brutalmente rico!”

Espero sus comentarios en www.dialogoqueretano.com.mx donde también encontrarán mejores artículos que éste.

JICOTES

De gol a autogol

“Cuatro casas, cuatro terrenos, un departamento, una cuenta bancaria, un fondo de inversión, monedas, metales, obras de arte, relojes y joyas”. Es la declaración patrimonial del Presidente Peña Nieto, el problema es que no se fijan, de las casas y de los terrenos, las dimensiones. De nada se precisan los montos. Las monedas ¿son centenarios? Los metales ¿son lingotes de oro? ¿Cuánto hay en las cuentas? Entre las obras de arte ¿hay un cuadro de Frida Kahlo? Un acto presidencial que tenía el propósito de dar testimonio de su compromiso en contra de la corrupción y a favor de la rendición de cuentas, resulta ejemplo de todo lo contrario. Lo más increíble, fue el propio gobierno quien convocó a la prensa y le puso todos los reflectores a la simulación.

Jorge López Portillo

El Secretario de Gobierno, Jorge López Portillo Tostado, informó que tres mil viviendas de interés social han sido abandonadas, lo que obligará al gobierno a reasignarlas. Esta medida, la reasignación, permitirá –dijo López Portillo– quitar presión a la demanda de viviendas de interés social. Esta declaración del Secretario es críptica y misteriosa como una estela maya. ¿Cómo es posible que exista una gran demanda de vivienda de interés social y tres mil son abandonadas? ¿Por qué las habrán abandonado? ¿Tal vez los dueños las abandonaron porque tuvieron una mejor oferta en el Campestre? No, señor Secretario, las abandonaron porque, o son caras, están lejísimos o son inhabitables. En otras palabras, la reasignación no eliminará la presión social por viviendas con precios accesibles, cercanas y dignas.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba