Opinión

¿Espacios públicos o espacios privados?

Martagloria Morales Garza

PARA DESTACAR: Comparto la visión de participar en proyectos públicos y colaborar con los gobiernos en programas que nos beneficien a todos, pero no comparto la postura de privatizar los espacios públicos, porque esto significa a la larga que vivir en esos fraccionamientos cada vez será más caro y el gobierno cada vez cumple menos funciones.

 

A finales de enero, el ayuntamiento de Querétaro aprobó una propuesta de modificación al Código Urbano estatal y lo envió para su revisión, y en su caso aprobación a la Legislatura del Estado.

Según las notas de la prensa local, todas las fracciones partidistas de la Legislatura comparten la postura del ayuntamiento en relación con aprobar la modificación del artículo 180 del Código Urbano, está modificación permitirá a los Municipios aprobar la instalación de casetas, plumas, cámaras, para limitar el acceso a fraccionamientos y colonias.

Vale la pena precisar que existe una diferencia fundamental en términos de propiedad entre las colonias o fraccionamientos y los condominios, sean estos horizontales o verticales, es decir constituidos por casas unifamiliares o por departamentos. En el caso de estos últimos, que por cierto están reglamentados en el propio Código Urbano, las vialidades, y parques construidos dentro del condominio son propiedad de los condóminos y por lo tanto es responsabilidad de ellos el mantenimiento de los mismos.

Por este motivo los condominios tienen casetas y plumas que limitan el acceso, pues limitan la entrada a un espacio privado. En cambio las colonias, barrios, o fraccionamientos, las calles, los parques, las banquetas son espacios públicos y su mantenimiento es responsabilidad del gobierno municipal.

En los condominios los camiones de basura no entran, sino que los condóminos construyen un espacio destinado para colocar los residuos sólidos y el camión de basura los recolecta desde la calle externa al condominio.

La modificación propuesta, constituye en estricto sentido legalizar una práctica ilegal, de una gran cantidad de colonias, que según lo expuesto por el presidente municipal alcanzan  54 fraccionamientos que tienen casetas y mecanismos de restricción del acceso y 100 más que lo están solicitando.

Sin duda esta modificación del ayuntamiento responde a una petición de los ciudadanos, sin embargo, vale la pena considerar varios aspectos antes de aprobar este cambio.

1.-Los argumentos esgrimidos por los colonos se refieren básicamente al tema de seguridad, sin embargo, no hay elementos que permitan afirmar tal ventaja. Es decir, los ladrones podrán entrar al fraccionamiento con un automóvil y dejar una credencial, y salir después de realizar el robo, sin que nadie se percate del incidente.

2.-Los colonos no están considerando que en los hechos, están solicitando privatizar lo público, y por lo tanto ellos deberán pagar por esos espacios y además ser responsables, como en el caso de los condóminos del mantenimiento de las calles, banquetas, parques, recolección basura, reparación de luminarias etc.

3.- De no ser así, cuál sería el sentido de permitir la apropiación privada de un espacio público, es decir una familia, si no reside en esa colonia, puede ir al parque ubicado en ese fraccionamiento porque es propiedad del Municipio, pero con las limitaciones de acceso, ya no lo podrá hacer, o sea se está privatizando un espacio púbico.

4.- Lo más contradictorio de esta solicitud y de la propuesta del ayuntamiento, es que acepta la privatización de ciertos espacios públicos, pero en otros casos se argumenta justamente lo contrario.

El caso de la Alameda puede ser ilustrativo, se argumentó que los comerciantes se habían apropiado de un espacio público y que debía ser recuperado. En el caso de los colonos de Jurica y Juriquilla, quienes han expresado su apoyo a esta resolución del ayuntamiento, sí se permite la privatización de un espacio público, pero en el caso de los comerciantes de la Alameda no. ¿No será una postura clasista?

5.-Asumiendo que el 100 por ciento de los colonos de estos fraccionamientos firman la solicitud, ¿qué pasaría cuando uno de ellos se oponga, o no esté dispuesto a pagar?, porque obviamente habría que pagar el servicio de seguridad privada, el mantenimiento de la caseta, las plumas, las cámaras y todo el material que se invertiría, así como también asumir el mantenimiento de los espacios antes públicos y ahora privados, pues de otra manera, no se podría prohibir el acceso a nadie. ¿Estarán los colonos dispuestos a pagar una cuota de mantenimiento?

6.- Desde la década de los noventa se ha venido desarrollado una tendencia a aceptar la disminución de las funciones del Estado, lo cual ha significado que los ciudadanos cada vez más asumimos como propias, funciones que antes eran responsabilidad del gobierno. Esta postura ha sido maquillada con la de participación ciudadana, pero en la realidad cada vez es más obvio que los gobiernos realizan menos funciones, cobran más impuestos, y los funcionarios públicos tienen salarios cada vez más altos.

Comparto la visión de participar en proyectos públicos y colaborar con los gobiernos en programas que nos beneficien a todos, pero no comparto la postura de privatizar los espacios públicos, porque esto significa a la larga que vivir en esos fraccionamientos cada vez será más caro y el gobierno cada vez cumple menos funciones.

El tema de la seguridad es un tema muy sensible en este momento en el país, y en el estado, pero este tema es responsabilidad del Estado, y debemos exigirle políticas adecuadas y efectivas, y no resolver los problemas con posturas clasistas y restrictivas, que sólo abonan más hacia la polarización y por lo tanto a la violencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba