Opinión

España y México elecciones 2015; diferencias y convergencias.

Por: Martagloria Morales Garza

Alegra ver que hay sociedades, en este caso la española, que no perdonan los abusos de sus gobernantes. Rayuela (La Jornada 25 de mayo de 2015)

Las elecciones del domingo 24 de mayo en España fueron un duro golpe para el gobernante Partido Popular y también para el tradicional partido de Izquierda español, el PSOE Comparando los resultados del 2011, estos dos partidos juntos, perdieron 3 y medio millones de votos. El Partido Popular el más afectado perdió en esta contienda 2 millones y medio de votos y el PSOE perdió un poco más de 700,000 electores.

Estos votos perdidos fortalecieron a las dos nuevas organizaciones políticas Ciudadanos y Podemos. El caso más interesante fue el triunfo de Ada Colau candidata a Alcaldesa de Barcelona a través de una gran alianza “Barcelona en Común”, que incluye a varios grupos de izquierda incluidos PODEMOS e Izquierda Unida. También el Partido Popular perdió la mayoría en Madrid y por lo tanto no podrá gobernar solo ni en el ayuntamiento ni en la Comunidad.

En síntesis las elecciones recientes en España mostraron, como afirma Rayuela que la sociedad española está dispuesta a castigar a los malos gobiernos. ¿Porque en España si se puede y en México parece que no estamos dispuestos a dejar a los partidos tradicionales y a castigar al mal gobierno?

Las razones las podemos encontrar en varios hechos:

1.- A diferencia de España donde todas las izquierdas nuevas y algunas viejas, van juntas, en México en estas elecciones existen cuatro partidos de izquierda. Por primera vez desde 1988 cuando la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas arropó y aglutinó a todas las izquierdas de este país, en la elección del 2015 van todas ellas separadas y fraccionadas. Todavía en la elección presidencial del 2012, PRD, PT y Movimiento Ciudadano fueron unidos para impulsar la candidatura de López Obrador y buena parte de las candidaturas de diputados federales.

Hoy en cambio, a nivel federal las ahora cuatro izquierdas electorales; PRD, Movimiento Ciudadano, PT y Morena, van  fraccionadas. Solo hay una alianza parcial entre PRD y PT en 100 distritos federales, Movimiento Ciudadano va sólo y  Morena, como nuevo partido está impedido para hacer alianzas electorales, así que también va solo.

Para que completar el escenario y hacer más confuso el tema de las ideologías y de los gobiernos alternativos, estas cuatro izquierdas, tienen comportamientos un tanto extraños en las entidades federativas donde hay elecciones concurrentes.

Sólo en Baja California van los tres partidos unidos con un candidato a la gubernatura, por otro lado en Colima, Nuevo León, Campeche, Querétaro, Sonora, Guerrero, San Luis Potosí y Michoacán  van divididos.

En Sonora el PT y Movimiento Ciudadano no tienen candidatos a la Gubernatura y seguramente harán una alianza implícita como sucede en el caso de Querétaro, donde el PT no tiene candidato a la Gubernatura y va en alianza con el PRI, y el PRD y Movimiento Ciudadano tienen candidato registrado pero el candidato del PRD le hace el trabajo sucio al PRI y el de Movimiento ciudadano al PAN, y hoy precisamente el dirigente de Movimiento Ciudadano retira de la contienda a su candidato para apoyar a Francisco Domínguez de Acción Nacional.

En el caso de Guerreo el PRD y el PT van aliados,  pero  Movimiento Ciudadano postula a otro candidato, en Michoacán sucede lo mismo con la diferencia de que el PRD, PT y PANAL postulan al mismo candidato, Este último partido es aliado con el PRI en casi todas las entidades federativas.

Y en el caso del PRD en el D.F. está haciendo alianzas con el PAN, con el Verde y con el Partido Nueva Alianza, para contrarrestar la fuerza de Morena.

Otra diferencia con España, está en el hecho de que los nuevos partidos no tienen ninguna legitimidad; se habla del vínculo entre el PRI y el nuevo partido Encuentro Social y entre el Humanista y el PAN. Morena parece ser el único que tiene fuerza propia y sus vínculos son claros con López Obrador.

Para completar las diferencias entre México y España, nuestro sistema electoral tiene particularidades que permiten e incluso alientan el comportamiento oportunísimo de los partidos e impide que los gobiernos electos sean “responsables” con el cumplimiento de sus promesas de campaña.

El caso de Querétaro, nos permite mostrar este comportamiento. Por ejemplo, para la Presidencia Municipal de Querétaro además de los dos candidatos punteros, Marcos Aguilar y Manuel Pozo, se presentan a la contienda 6 candidatos adicionales: Eduardo Miranda, por Morena, Gustavo Buenrostro por Encuentro Social, Marco Carrillo por el PT, Gonzalo Barcenas Reyes por el PRD, Cristina Berenice García por MC, y Carolina Almanza por el Partido Humanista. De los ocho candidatos sólo 3 están registrados como primeros regidores; Manuel Pozo, Gustavo Buenrostro y Berenice  Reyes,  es decir si sus partidos obtienen el 3% necesario formarán parte del cabildo y gobernaran a un lado del Presidente Municipal y de su planilla y por lo tanto tendrán la oportunidad de cumplir las demandas que hicieron durante su campaña.  El resto de los candidatos a pesar de su trabajo en campaña en caso de obtener el 3% necesario para tener derecho a un regidor, no estarán en el ayuntamiento.

Entonces el candidato que recorrió las colonias el que se comprometió con los electores y que en el mejor de los casos obtendría los votos de los ciudadanos no estará en el ayuntamiento para responder al compromiso que hizo en la campaña, esto es muy grave y golpea fuertemente el sentido de la representación.

Bajo esta perspectiva, no existen incentivos para votar por los partidos pequeños, y por eso se perpetúan los dos partidos, que por lo menos en el caso de la elección de Gobierno del Estado representancasi el 80% de los votos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba