Opinión

Este 15 de mayo, los legisladores deberían votar a favor de la Iniciativa de Ley para la Protección contra la Exposición al Humo de Tabaco del Estado de Querétaro (Primera parte)

Gisela Sánchez Díaz de León

Es obligación de toda autoridad promover, respetar y garantizar los derechos humanos. La iniciativa promueve espacios públicos cerrados y de trabajo 100 por ciento libres de humo de tabaco y sin embargo, recordemos que el pasado 29 de marzo fue rechazado el dictamen en la Comisión de Salud con dos ausencias, dos votos en contra y una abstención de la diputada Blanca Pérez Buenrostro. Las razones que dieron los diputados: que no existe competencia estatal para legislar, que viola los derechos de los fumadores, que las sanciones elevadas van contra los derechos humanos de los fumadores, etcétera, ya han sido rebatidas:

1.- La salud es materia concurrente, es decir, tanto la Federación como los estados tienen la obligación de regularla. La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha expresado en varias de sus resoluciones que las entidades federativas están facultadas para legislar en la materia y que la Ley General es piso, por lo que a nivel local se podrá ir más allá en la protección de la salud de las personas. Establecer que los espacios públicos cerrados, lugares de trabajo y vehículos de transporte sean 100 por ciento libres de humo de tabaco, sin contemplar áreas para fumar en su interior es posible en Querétaro. Solamente un cinco por ciento de los restaurantes y antros pueden modificar sus espacios y ante todo no existe un nivel de exposición seguro.

2.- La Suprema Corte de Justicia de la Nación el 1° de marzo estableció que los espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco no vulneran libertades.

3.- El derecho a la salud se garantiza en el artículo 4 de la Constitución, la iniciativa no prohíbe fumar a nadie, sólo regula que en espacios cerrados y de trabajo no se fume. La salud no es negociable, está por encima de cualquier interés mercantil.

4.- La Ley General y las directrices del Convenio Marco para el Control del Tabaco establecen que las sanciones deben ser significativas para que se evite en lo posible que se infrinja la ley. Si bien fumar no es un delito, si ocurre en espacios cerrados es una falta administrativa. Las sanciones que imponga la Ley deberían ser acordes con la Ley de Procedimientos Administrativos del Estado de Querétaro.

Proteger la salud de las y los queretanos es imperativo. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Pública, en el estado de Querétaro mueren diariamente dos personas debido a las cuatro principales enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. Esto equivale a 762 casos de muerte en el 2009 atribuibles al tabaco: 50 por cáncer de pulmón, 184 por enfermedad cerebrovascular, 165 por EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) y 363 por infarto agudo al miocardio.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Adicciones 2008, la prevalencia del consumo de tabaco en Querétaro fue de 27.5 por ciento en el 2008 y la exposición de no fumadores a humo de tabaco fue de 30.3 por ciento, ambas cifras con siete puntos porcentuales por arriba de la media nacional. El 14 de octubre del 2011 se encontraron locales con fumadores con un nivel de contaminación ambiental que rebasa el nivel de muy malo y en algunos se registró extremadamente malo, es decir, significativamente superior a los máximos recomendados por la OMS como saludables.

La única manera efectiva para proteger contra daños que provoca el humo de tabaco es a través de la implementación cabal de la ley que garantiza espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco.

gis.sdl@gmail.com

Salud y Género A.C.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba